Por Camila Cáceres
2 febrero, 2017

“Fui a buscar a mi hija a la escuela solo para encontrarme con ella en este estado… “.

Un factor particular en Inglaterra son los “asistentes educativos”, personas que apoyan a los profesores en sus clases y aunque generalmente son catalogados en el último escalafón pedagógico, para ciertos padres, son irremplazables. Recientemente, estos profesionales se han visto en la obligación de hacer huelgas y otras actividades de protesta para recibir mejor compensación por lo agotador de su trabajo.

Sin embargo, el gobierno ha hecho oídos sordos ante estas exigencias, ya que no se considera que merezcan más de lo que reciben.

Facebook

Charlotte Gunn, una madre de Derby, Inglaterra, decidió aportar su grano de arena, considerando que estos asistentes educativos son fundamentales para la educación de su hija Katie-Ann, quien tiene problemas severos de aprendizaje y desarrollo psicomotor. Son estos asistentes quienes se preocupan de que su hija pueda concentrarse en clase; los profesores la educan, pero son ellos quienes logran que Katie-Ann aprenda.

Es por eso que Charlotte Gunn sencillamente tuvo que compartir esta foto de su hija, con un fuerte mensaje:

collecting my daughter from school to be confronted with her in this state because she can't handle the disruption to…

Posted by Charlotte Gunn on Monday, January 30, 2017

“Fui a buscar a mi hija a la escuela solo para encontrarme con ella en este estado porque no puede manejar las interrupciones en su rutina. Nuestros niños con necesidades especiales necesitan poder depender en los asistentes educativos, ellos son la espina dorsal de la educación diferencial. Sin ellos muchas de las necesidades de nuestros niños no son resueltas. De acuerdo a Ranjait Banwait las huelgas no han servido de nada. Tratar de explicarle a mi hija que he tenido que tratar de consolar todo el camino hasta casa, porque no entiende lo que está pasando. Supongo que las huelgas simplemente no están afectando a las escuelas importantes, pero la educación de mi hija también cuenta. Quizá no para Ranjait Banwait, pero para ella y para nosotros es su futuro”.

La falta de consideración por las escuelas para estos niños no es un problema solo en Inglaterra. Las escuelas especiales suelen funcionar con la mitad de los materiales y el personal que necesitan.

Facebook

Esperemos que esta situación se solucione pronto, por el bien de Katie-Ann y todos los niños como ella que no sólo merecen una buena educación, sino que realmente la necesitan para entender una sociedad que a veces nos supera a los que supuestamente tenemos una mente “completamente capacitada”. Y por los trabajadores de la educación, todos los que aportan en el desarrollo de los más pequeños. Su labor es invaluable.

Ojalá hubiera más personas como Charlotte, que realmente lucha por las cosas que le importan.

¿Qué te parece? 

Puede interesarte