«No me pagan por aguantar»: la carta de una profesora indignada por la mala educación de los alumnos

«La falta de consideración, no digo ya de respeto, hacia mi persona cuando entro en las clases, que parece como si entrara el viento por la ventana».