Por Raúl Cobo
17 noviembre, 2016

Tenemos muy, muy malas noticias: el sexo no adelgaza.

La sexualidad está llena de mitos, de teorías falsas y suposiciones hechas a partir de la ignorancia. Estos mitos crecen a tal punto de hacernos creer que se tratan de verdades absolutas, pero lo cierto, es que eso ocurre cuando no nos gusta hablar del tema y no tenemos interés en informarnos más allá de lo que nos dicen.

Si bien en términos sexuales no hay nada dicho aún, es preciso señalar que hay al menos 10 mitos absurdos que a diario nos cuestionamos. Ya es tiempo de dar un paso adelante y dejarlos de lado antes que se sea muy tarde.

1. Los hombres piensan en sexo cada 7 segundos

¡Falso! De partida, es muy difícil que un hombre piense cada 7 segundos. Ahora bien, y según un estudio de la Universidad Estatal de Ohio, el hombre promedio tenía 19 pensamientos sobre sexo al día. Una cifra mayor que la de las mujeres, que registraban aproximadamente 10 pensamientos al día.


2. La impotencia es exclusiva de la vejez

Para el lamento de muchos, esto es falso. La impotencia existe incluso en jóvenes de 18 años y se puede deber a numerosas enfermedades, tanto crónicas como psicológicas. Nadie está a salvo.


3. La eyaculación precoz solo ocurre en los adolescentes

No, para nada. De hecho, es más común en los hombres adultos debido a las diversas enfermedades cardiacas que presentan, como también los problemas psicológicos como la ansiedad o el estrés que son más comunes en adultos que en adolescentes.


4. El alcohol es un estimulante sexual

Quien te haya dicho eso no sabe nada de sexo. Las posibilidades de tener una relación sexual memorable con alcohol en el cuerpo son mínimas; es más, bajo los efectos del alcohol, es mas factible sufrir impotencia o eyaculación precoz durante la relación que estando sobrio. Seguramente, el tipo que diga que con alcohol tuvo una mejor experiencia sexual no se debe acordar mucho de lo que realmente sucedió.


5. El sexo anal indica inclinaciones homosexuales

El deseo de experimentar con el sexo anal no tiene por qué confundirse con la homosexualidad, ya que no es una práctica limitada a los homosexuales. El 40% de las parejas heterosexuales reconocen haber probado esta técnica en al menos una ocasión.


6. El sexo oral es para pervertidos

Te puede gustar o no, pero el sexo oral no sólo no es una perversión sino que es una de las formas más gratificantes de gozar de tu sexualidad. Es una experiencia sensual muy natural que ayuda tanto a mujeres como a hombres a disfrutar a menudo de una forma más intensa que la penetración.


7. La masturbación es un hábito de los jóvenes e inmaduros

Si bien la masturbación es una actividad que suele iniciarse en la pubertad hacen bien los que no la abandonan jamás. Te ayuda a descubrir tu cuerpo y a gozar de él, haciendo que sea más fácil explicarle a tu pareja lo que prefieres.


8. Tener sexo antes de hacer deporte es malo

No, a menos que seas malo para los deportes. Pero si le preguntas a ex jugadores como Ronaldo o Romario, ellos te dirán que siempre tenían sexo antes del partido, o de lo contrario no podían rendir bien. Tampoco es que mejore tu capacidad, pero hasta el momento no existe ningún estudio que pruebe todo lo contrario.


9. El sexo adelgaza

A menos que hagas posiciones con suma dificultad física, no deberías quemar grasas teniendo sexo. Sí, sabemos que es una muy mala noticia pero debemos decirte la verdad.


10. El tamaño importa

¡Buenas noticias para el gremio! El largo de un pene no es relevante como sí lo es el grosor de este. Es más, los penes muy grandes pueden resultar un peligro.

Puede interesarte