Por Diego Cid
3 agosto, 2017

Quizás tengas la culpa de todo y aún no te das cuenta…

Muchas veces desconocemos por lo que están pasando otros profesionales por el simple hecho de que no es nuestra área. Además, cuando estamos agotados por la vida familiar o laboral, es muy fácil que se nos pase por la mente la idea de asistir un spa o centro de recreación para obtener un agradable masaje.

Sin embargo, ¿te has puesto a pensar alguna vez por lo que los masajistas tienen que pasar al atender gente que está realmente tensa?

Es por eso que el portal BuzzFeed consultó con una profesional de dicha área para saber cuáles son los pormenores más brutales relacionados a su labor.

1. No realizamos actos sexuales. Paren de preguntar

Aquellas personas que trabajan como acompañantes, pero con un seudónimo de “masajistas”, tienden a dar una mala reputación a las reales. Si el cliente pide un “final feliz”, los echamos.

Mara Parra / Upsocl

2. Aunque algunos clientes se propasan de todas formas

No importa que tan claros seamos con los clientes, algunos deciden probar su suerte de todas formas. Que te toquen, se masturben frente a ti o te hagan propuestas pasa bastante seguido. Por lo mismo hacemos listas negras de los malos clientes.

Mara Parra / Upsocl

3. La gente cree que es un trabajo fácil

Es increíblemente demandante a nivel físico, en especial si trabajas en un spa o algo por el estilo con clientes todo el día. ¿Podrías pasar 10 horas seguidas de pie mientras hace entrenamiento pesado de brazos? No lo creo.

Mara Parra / Upsocl

4. De hecho, nos gustaría poder masajearnos nosotros mismos

Nuestras espaldas, muñecas y hombros se tensan tanto que muchos de nosotros terminamos en clínicas para deportistas e incluso algunos con artritis. Varios se han dislocado pulgares u hombros en algún momento. También suele agotarnos mucho de forma emocional, pues tenemos que escuchar todas las historias de las personas que asisten.

Mara Parra / Upsocl

5. No nos importa si no te has rasurado/depilado

En especial las mujeres, se disculpan seguido por no depilar sus axilas o piernas, pero no nos molesta. Vemos tantos cuerpos que tratamos de tener una mente enfocada a lo natural, así que por lo mismo tampoco deberías preocuparte de tu peso o granos.

Mara Parra / Upsocl

6. La gente se tira pedos todo el tiempo

Suele significar que están relajados. Uno o dos está “bien”, pero no está bien que se tiren pedos como truenos toda la sesión. Los cuartos de terapia son pequeños y no siempre bien ventilados.

Mara Parra / Upsocl

7. No todos los clientes tienen buen olor

Sabemos que puedes sentir los músculos agotados después de salir a correr, pero toma una ducha antes de acudir por un masaje. Por último, utiliza un paño húmedo para asear las partes en que sudaste más. No queremos tocar a alguien cubierto de grasa y fluidos.

Mara Parra / Upsocl

8. Un pequeño corte puede arruinar toda la semana

Usamos nuestras manos constantemente, por lo que un corte estará expuesto a estirarse e irritarse. Además, los aceites que usamos provoca intenso ardor. No es divertido, para nada. Esto no ayuda considerando que no es un trabajo estable y no podemos darnos el lujo de perder turnos.

Mara Parra / Upsocl

9. Es totalmente incómodo cuando la gente se pone a gemir

Nos consta que somos geniales y hacemos un buen trabajo, pero no está bien emitir sonidos sexuales realmente ruidosos mientras estamos haciendo nuestro trabajo. Nosotros no vamos a sus trabajos a pretender un orgasmo mientras haces tus labores.


10. Nuestros amigos siempre están pidiendo masajes gratis

Rara vez se acercan a pedírtelo de forma directa. En vez de eso, comienzan a decir cosas como “oh, mi cuello está tan tenso hoy” y nos miran con esperanza. ¿Trabajarían ustedes en su día libre? No. Nosotros tampoco, así que mejor busquen un spa.

Mara Parra / Upsocl

asdasd