Por Andrea Araya Moya
15 enero, 2016

Aún te arrepientes de no haber dicho lo que debiste decir.

1. No haber perdido tiempo con alguien que no te valoraba

Suele ser una de los arrepentimientos más típicos luego de que piensas en cómo diste tanto de ti para alguien que no lo merecía. Piensas en que no debiste haber estado con esa persona y haberte marchado, pero lo que no sabes es que a veces hasta los peores momentos y las peores experiencias con alguien son las que más enseñan.


2. Haber sido una mejor pareja, hermano, padre, entre otras cosas

A veces te arrepientes de haber pasado poco tiempo con tu familia o amigos por haber estado más pendiente de otras cosas. Crees que debiste prestar más atención a quienes lo merecían y haber entregado más de ti para ser una mejor persona para ellos. Sin embargo, aunque quizá las cosas no sean perfectas, siempre serán ellos los que estarán a tu lado apoyándote. Retribúyeles eso con gratitud.


3. Haber dicho lo que sentías en el momento indicado

Siempre existe eso que no dijiste y por lo que te arrepentirás de no haber dicho. Te quedas con el «qué habría pasado si» y te preguntas constantemente cuál habría sido el camino si hubieses hablado, pero, créeme, si no lo dijiste fue por algo, y es mejor que las cosas se hubiesen dado así.


4. Haber valorado más a tus seres queridos

Haber pasado más tiempo y haber escuchado a quienes más quieres es una de las cosas por las que solemos arrepentirnos cuando llegamos a una etapa más avanzada. Nos arrepentimos de haber estado pendientes de algo más en lugar de haber escuchado los sabios consejos del abuelo o de alguien más. Sin embargo, siempre debes quedarte con aquello que viviste y conservarlo siempre.


5. Haber pasado menos tiempo trabajando

Haber privilegiado más el descanso y no haberte concentrado tanto en el trabajo, porque ahora estás cansado y sientes el peso de los años. Claro, pasar toda tu vida y todo el día trabajando cansa, por lo que debes tratar de transmitir eso a quien puedas ahora y tratar de concentrarte más en ti y tu tiempo libre ahora. Lo que más puedas.


6. Haber ahorrado cuando fue necesario

Probablemente pasaste por un apuro económico y tuviste que gastar tu dinero, o simplemente no tenías la conciencia de que tenías que ahorrar. Ahora te arrepientes, pero no te sirve de nada quedarte ahí pensando en qué habría pasado si hubieses ahorrado. Es mejor que empieces ahora, si puedes.


7. Haber continuado buscando tus sueños

Quizá renunciaste a tus sueños por algo, pero jamás será tarde para hacer lo que quieres o para ayudar a alguien más a cumplir sus anhelos. Si ayudas a alguien más quizá no sientas que cumpliste tu sueño, pero sí te hará feliz haber ayudado a alguien a haber alcanzado lo que quería.


8. Haberte arriesgado más

Tomar riesgos suele llevarnos a muchas experiencias, algunas peligrosas, pero otras no. Te arrepientes de no haberte arriesgado más porque te perdiste de mucho, pero quizá no era tu momento en ese entonces y quizá aún puedas.


9. Haberte cuidado más

No haber pensado más en tu salud y no haber dejado de lado esos excesos es algo de lo que siempre te arrepentirás, porque ahora sientes las consecuencias. Es lógico, sin embargo, aún es tiempo de cuidarte o, al menos, enseñarles a los demás lo que no deben hacer.


10. Haber disfrutado más tu vida y cada momento

La vida se va muy rápido y siempre debes disfrutarla, aunque a veces hay cosas que nos impiden tomar el tiempo y estar plenamente conscientes de vivir cada día al máximo. El tiempo no se ha acabado aún y todavía te quedan cosas por vivir. Quedarte ahí arrepintiéndote sólo hará que pase más tiempo y no puedas disfrutar nada, además de perderte más cosas. Si no disfrutaste antes, procura hacerlo ahora. Antes de que sigas arrepintiéndote.

Puede interesarte