Por Rocío Valenzuela
23 marzo, 2016

No puedes negar que te identificas con alguno de estos.

Creo que todas las personas del mundo hemos salido a bailar alguna vez. Incluso el amigo que no baila nunca y te pone malas caras, ha cedido ante la presión de un buen ritmo (por mucho que no baile bien). Lo divertido es que cuando llegas a un club, puedes detenerte y mirar todos los tipos de bailarines que están mostrando sus habilidades en la pista de baile.

Si no los recuerdas, acá te mostraremos algunos tipos de bailarines:

1. La señorita

No cede ante ningún ritmo. Mantiene el compás y no se sale de sus cabales. Es muy aburrida la verdad.


2. Los que lo dan todo

Son todo interpretación y movimientos fuertes. Puede que vayan un poco borrachos, pero la verdad es que cuando miras detenidamente es como si esa persona estuviera interpretando el baile de su vida.


3. Los ladrones de la pista de baile

Tienen un talento natural. Son estilo Beyoncé: todo sensualidad y movimientos. Sabes que lo mejor que puedes hacer es bailar lejos de ese tipo de personas porque lo más probable es que te opaquen.


4. El baile del “puño”

Básicamente consiste en alternar un movimiento: el puño. Puede ir arriba y abajo, o hacia los lados, pero eso es todo.


5. Los de videoclip

Estos interpretan como si estuvieran dentro del video y fueran el cantante. Todo es sentimientos y expresiones faciales, puedes ver que en algunos momentos hasta te dedican partes de la canción.


6. El bailarín exótico

Sí, son esos que ves en los clubes para mayores de edad. También encuentras a personas bailando como si se tuvieran que sacar la ropa pero en realidad, no se dan cuenta que se equivocaron de discoteca.


7. El sentimientos

Baila con los ojos cerrados, puede que ni se sepa la letra de la canción pero se deja fluir con el ritmo intenso y se convierte uno con la canción. Se pierde de sus amigos y no tiene interés por encontrar pareja de baile.


8. El factor sorpresa

Ese que jamás pensaste que bailaba porque siempre está demasiado ocupado con cosas importantes como para salir. Pero una vez que pisa la pista de baile todos están pendientes de sus pasos.


9. El ridículo

Cree que todo debe ser un chiste entonces comienza con pasos de robot, luego hace el gusanito y así se pasa la noche sin realidad saber qué está bailando.


10. El que nunca se rinde

Hay que felicitarlo por su optimismo y perseverancia. El baile no es lo suyo pero aún así se maneja para pasar un buen rato y tratar de aprender unos pasos.

¿Y tú, con cuál te identificas?

Puede interesarte