Por Felipe Hernández
2 marzo, 2016

La memoria para los números de teléfono.

El internet ha traído muchos, muchos beneficios a nuestras vidas. Sin embargo, también hay algunas cosas que han cambiado para siempre… Y es un poco difícil decidir si el cambio fue para mejor o para peor. Pero lo cierto, es que es inevitable, el internet es REAL, está prácticamente en todo lo que hacemos y aunque nos cueste admitirlo, hay muchas cosas que se ha llevado a la tumba con su existencia. Revísalas a continuación:

1. La puntualidad

Antes de estar hipar-conectados, la gente solía mantener las fechas y horas para sus citas sin cambiarlas a último momento, pues las dificultades para comunicarse de alguna forma te obligaban a comprometerte DE VERDAD.


2. Los nervios de comprar

Por ejemplo, revistas para adultos, juguetes sexuales o todas esas cosas que cuando comprabas por primera vez en los tiempos donde el internet no existía, tenías que enfrentarte con otra persona y no era nada fácil. Las personas juzgan, las pantallas no, por eso nos llevamos mejor con las pantallas


3. Los relojes

Hoy en día, ver a una persona usando un reloj en su muñeca es casi tan extraño como tener un alistamiento OVNI. Las personas mayores se mantienen fieles a sus relojes, pero nosotros las generaciones más jóvenes los hemos reemplazado por aparatos multi-funcionales y mucho más modernos.


4. Las tiendas de música

En un mundo donde creemos que “la música es gratis”, nadie está realmente interesado en ir a una tienda a conocer música nueva y gastar mucho dinero para llevártela a la casa. Para eso tienes… Internet.


5. Las horas de almuerzo

Cuenta la leyenda… Que antiguamente la gente solía almorzar durante su horario de almuerzo, lo que ahora muchos reemplazaron por algunas horas frente a la pantalla del teléfono o de la computadora buscando qué comer para la cena.


6. El solitario

El internet no era tan común hace algunos años, por lo que muchas computadoras pasaban mucho tiempo sin uso. A no ser que fueras un fanático de Solitario, el juego que le dio sentido a tener una computadora en tu casa sin internet y fue el encargado de asesinar el aburrimiento por horas.


7. Los mapas

¿Recuerdas la última vez que viste un mapa físico? Probablemente fue en una película, porque cuando los tienes al alcance de tu pulgar con toda la tecnología touch… No suena nada práctico pasearte con kilos de papel para saber cómo llegar a donde quieres.


8. Las cartas escritas a mano

NO HAY TIEMPO. Nadie tiene tiempo de escribir cartas para comunicarse con las personas más cercanas a ellos. Aunque puede ser que el amor y el romanticismo sean los únicos capaces de salvar esta tan antigua tradición… Porque, de seguro has escrito una carta a esa persona especial, no lo niegues.


9. El tiempo libre

Piensas que existe aún, pero en verdad… Cuando estás revisando Facebook, no estás disfrutando de tu tiempo libre. Porque no estás libre, estás conectado con otras personas. Sin embargo, ¡es entretenido! Y no podemos culpar al internet por hacernos pasarla bien.


10. La memoria para los números de teléfono

Aún tienes memoria, no te preocupes. Pero ¿te sabes algún número de teléfono? Sin hacer trampas, sin mirarlo ni siquiera para saber con qué número empieza… Dejamos de aprendernos los números telefónicos cuando nuestros teléfonos empezaron hacerlo por nosotros. Lástima que no pueden hacerlo cuando están sin batería.


11. La espera por resultados

Presentaciones, competencias deportivas y elecciones políticas, hoy puedes saber al instante lo que está pasando. Nadie espera por ver los resultados de algo, solo tienen que acceder a donde se encuentran y están ahí, actualizados, al instante. ¿Qué significa esperar?


12. El respeto a los animales

Lamentablemente, el más triste de todos: El internet ha convertido a los animales en herramientas para nuestro entretenimiento, por eso nadie respeta a los gatos, son fuente inagotable de memes y burlas. Cualquier animal tierno, está destinado a convertirse la base de un chiste en internet y lo peor de todo, es que son graciosos, por eso no podemos dejar de verlos. Gracias animales por sacrificar su integridad para hacernos reír.

Puede interesarte