Por Felipe Hernández
22 marzo, 2016

Crema y leggings… La peor combinación.

Los leggings son la prenda favorita de muchas chicas, porque son extremadamente cómodos (se sienten prácticamente como si anduvieras desnuda), quedan bien con todo y además ¡puedes tener todos los que quieras! Sin embargo, cuando desarrollas una pequeña y sutil adicción por ellos, empiezas a vivir algunos problemas que antes de conocer estas maravillas del vestuario, jamás habías imaginado pasar. Estas son 12 cosas que solo podrás entender si eres una de esas chicas que no puede pasar más de un día sin usar leggings:

1. Cuando a tu par de leggings favoritos se les hace un hoyo y el mundo que conocías se derrumba a tus pies


2. Arriesgar tu vida ocupándolos a pesar de que estén rotos, porque ¿qué importa si se rompen un poco más?


3. Perder toda la fe que tenías en la vida al transformar tus leggings en medias transparentes con un solo lavado…


4. Y darte cuenta cuando ya es demasiado tarde (generalmente cuando estás en el baño más lejano a tu casa)


5. Ser traicionada cuando te estás ejercitando y quieres quitártelos porque el sudor es tu peor enemigo


6. Cuando tus leggings negros dejan de ser negros, comienzan a ponerse grises y terminan siendo parte de tu pijama


7. Cuando la gente te pregunta “¿acaso no tienes pantalones?”


8. Pelear con ellos para quitártelos antes de entrar a la ducha, sobre todo cuando estás apurada


9. Ni hablar de ponerte tus leggings luego de aplicarte crema, porque esa es simplemente la peor combinación del mundo


10. Cuando todos están sucios y tienes que usar pantalones reales y te das cuenta que sin ellos no eres nada


11. Empezar a encontrar infinitas diferencias entre ellos a pesar de que se ven todos iguales, porque cada detalle importa


12. Y por último, ser incapaz de quitártelos sin darlos vuelta, porque siempre se resisten a separarte de ti ❤️

Puede interesarte