Por Josefina Pizarro
4 agosto, 2017

El sentimiento más HORRIBLE de la vida es cuando se les hace un agujero.

Ah, la ropa. Es algo tan misterioso pero al mismo tiempo tan agradable de usar, además de que hay para todos los gustos. Pero, si me preguntas, una de las cosas que más me gusta usar en la vida son los leggings, porque son muy cómodos y combinan con casi todo. Hay que tener un poco de cuidados con usarlos solos, pero cuando se usan bien, ¡vaya que son bellos! Si eres una adicta como yo de ellos te dejo con estas 12 cosas con las que te sentirás completamente identificada.

1. El sentimiento más HORRIBLE de la vida es cuando se les hace un agujero.


2. Pero te arriesgas y los usas igual. No puedes dejarlos morir.


3. Cuando estás apurada y tomas una ducha, ponértelos de inmediato es realmente incómodo.

Tirarlos hacia arriba es toda una aventura.


4. ¿Crema + leggings? Es un enorme NO.


5. Al igual que cuando un nuevo par se transparenta completamente después de una lavada.

Y a veces no te das cuenta hasta que es demasiado tarde.

espacio360.pe

6. Se pueden volver en tu contra cuando estás haciendo ejercicio.

Estás haciendo ejercicio, sudas y quieres ir al baño. Es imposible sacarlas y empiezas a sudar aún más por el hecho.


7. Además, la verdad no te gusta usar mucho tus leggings para hacer ejercicio.

Que tus leggings estén sudados significa que no los puedes volver a usarlos hasta que estén lavados. A veces, incluso, tienes que optar por… jeans.


8. Sacarlos puede llegar a ser una verdadera odisea, donde los terminas volteando completamente.


9. Encontrar el par perfecto puede ser un poco más difícil de lo que cree la gente.

Que el cinturón de este, que el color del otro, ¡son muchas opciones y poco tiempo (y dinero)!


10. Si no puedes encontrar el par perfecto, tendrás que usar los antiguos, aunque algunos ya pasaron a ser de negros a grises.


11. Cuando TODOS tus leggings están sucios…. tienes que usar pantalones reales, aunque lo odies con tu vida.


12. Pero por sobre todo eso, sabes que no los cambiarías tus preciados leggings por nada en el mundo.