La 4 es demasiado, demasiado, demasiado excitante.

Todas, TODAS mis amigas y yo seremos puras hasta el matrimonio. TODAS. MUY PURAS. SIEMPRE. MUY. Pero con esto de las redes sociales hay un montón de videos, imágenes y confesiones que podemos ver aunque estemos tomando café con pan y hablando con la abuela en casa de mamá y papá el sábado a las 9 de la noche.

No es que ellas me hayan contado sus experiencias (buenas y malas), es que seguro lo escucharon por allí.

Y aunque la creatividad para tener sexo se pone valiente a la hora de la hora, a veces, los maratones de pareja que se pensaron idílicos, terminan siendo una decepción. Las que no son PURAS deben saber muy bien a qué me refiero. Aquí están algunos lugares clásicos y perfectos para tener sexo, pero hay que cuidar ciertos detalles.

Yo es que no entiendo por completo todos los puntos. Necesito aprender un poco de maldad 😇

1. En la regadera

Lo malo es que el agua te deja el cabello relamido como perra afgana, no puedes abrir los ojos, te ves fea y te la pasas escupiendo el agua que se te mete.


2. Sobre el comedor, justo antes de comer

A quien no le enciende un atún revuelto con mayonesa embarrado en un pan reseco de ayer.


3. Ascensor

Asegúrate que no sea panorámico y que tampoco sea martes a las 11 de la mañana, porque seguro estarán limpiando los ventanales del edificio. ¡Vaya show!


4. En el suelo

¡Celestial! Cachondeas a tu chico, no dejas que se acueste, le sugieres con la mirada tirarse en el suelo, lo dejas hincado… y que te espere mientras vas corriendo por la escoba para quitar las piedrecillas que van a terminar en tu espalda o clavadas en la rodilla.


5. En el sofá de la sala

Si te gustan las emociones fuertes, esto es para ti, pero deberás tener sumo cuidado para no despertar a tu abuelita que duerme en la mecedora de al lado, con el respectivo tejido o gato sobre su regazo.


6. Escaleras de escape

Reza porque estén dentro del edificio y no las hayan puesto al aire libre, porque esas son las peores: de fierro, lloviznadas y con los tornillos oxidados.


7. Sobre una king size

Lleva una toalla siempre contigo para que la pongas sobre el edredón de seda y finas plumas de gallo blanco. ¿Mencioné que me refiero a la cama de tus papás? Un clásico.


8. Contra una puerta

…que tiene que estar cerrada.


9. En el pasillo de tu edificio

Te advierto que tal vez serás el espectáculo nocturno para tu vecino el solterón.


10. Baño del aeropuerto

Es mítico ir al baño más solitario de los aeropuertos. Pero ¡cuidado! Es probable que a “mitad del camino” llegue otra pareja con las mimas sucias intenciones que ustedes.


11. En el auto

Haz lo mismo que mis ex vecinos: poner franelas en todas las ventanas para que “nadie note” lo que pasa allí dentro. Con mucha, pero mucha suerte, casi nadie se dará cuenta que el auto se menea y tiene los cristales empañados.


12. En una paradisíaca playa

PERO ni aunque estés Cancún estarás a salvo de la arena que empieza por hacerte reír y termina por hacerte llorar. No quiero entrar en detalles pero a veces se te mete hasta donde tu novio siempre soñó.

BONUS: En un baño público, pero de esos químicos y portátiles, siempre son TAN pero TAN limpios.

Y no olvides tocar con tus partes íntimas absolutamente todo lo que está alrededor.

¿Tu mente impura recordó algo parecido que te haya pasado?