Por Ghalia Naim
11 Mayo, 2017

¡Presta atención! Pequeños detalles evitan grandes problemas.

La primera (y única) vez que me mudé sola fue toda una aventura. Recuerdo que visité como 10 departamentos antes de decidirme por el actual, y fue bastante estresante. Tuve que tomar en cuenta el espacio, precio y cercanía al centro debido a mi trabajo, y en el camino me topé con varias sorpresas. El primero estaba lleno de manchas producto de la humedad, el segundo era muy caro, el tercero sin ascensor, y así fue hasta que hallé mi perfecta morada.

Sé que instalarse no es fácil porque todos tenemos nuestras preferencias pero, en primera instancia, estos son los puntos imprescindibles al buscar un techo:

1. ¿Hay mucho ruido?

Aunque a simple vista mudarte a un lugar céntrico parece buena idea, debes tomar en cuenta todo el ruido que afecta la zona. El tráfico, peleas nocturnas o simplemente el murmullo de la gente al pasar…¿Estás dispuesto a soportarlo?


2. ¿Tiene suficientes enchufes?

Es importante que haya uno en cada habitación y que estén en buen estado, de lo contrario, tendrías que usar alargadores y podrías sufrir algún accidente. Por cierto, recuerda jamás sobrecargarlos 🙂 …


3. ¿Viene con estacionamiento?

Si tienes auto está dado por hecho que debe tener un sitio para guardarlo, sin embargo, si no es el caso, siempre es buena idea que dispongas de uno por si alguna vez quieres comprártelo o llegan visitas.

Fuck this place, let's put up a parking lot.

A post shared by Daniela Mozv (@dannmozv) on


4. ¿Puedo disfrutar de televisión por cable e Internet?

Asegúrate de que la señal llegue a la zona y que los antiguos inquilinos no hayan dejado deudas.


5. ¿Qué tal es la vista?

Sé que la mayoría llega a casa solo a descansar, pero disfrutar de una buena vista al mirar por la ventana es bastante positivo para sentirte cómodo en casa. Si solo tienes una pared o a tu vecino en paños menores justo al frente, quizá te sientas algo acorralado.


6. ¿Hay manchas de humedad?

Si ves alguna, nunca es una buena señal. Quiere decir que los materiales con los que se construyó la vivienda no son los mejores, es muy vieja, no le llega la luz o existe un problema de filtración o ventilación.


7. ¿Está hecho el inventario?

Si alquilas amoblado, es de suma importancia, pues si en algún momento rompes algo o luego vienen a cobrarte un objeto que jamás has visto en la vida, tendrás una lista de evidencia.


8. ¿Se permite tener mascotas?

Esto es muy importante, pues si eres un amante de los animales seguro querrás tener uno en casa y sería una tragedia descubrir a última hora que está prohibido en la residencia. Por otro lado, si los odias o eres alérgico, también es relevante.

My new little kitty baby from @channelled_creations!!! Isn't she so cute. What should I name her??

A post shared by The Sacred Dimension (@thesacreddimension) on


9. ¿En qué estado se encuentran las cerraduras?

Confirma que cada puerta y ventana se pueda abrir y cerrar a la perfección.  No solo evitará los robos, sino que, además, te ahorrarás andar cambiando de llave o cerradura a mitad del año.


10. ¿Funcionan los medidores?

Son indispensables para saber qué tanta energía usas, por lo que si están malos, fácilmente podrían cobrarte demás y no darte cuenta.

#medicaoagrupada #medidor #cpfl #medagrupada #energia #engenharia #eletrica #engenhariaeletrica

A post shared by Heitor Ferrari Eschiapati (@heitorferrariesc) on


11. ¿Es un espacio fácil de cuidar?

Ten en cuenta que esos metros cuadrados no son tuyos, sino rentados. Así como te gustaría que cuidaran tus cosas, mantén en el mejor estado posible las del resto. Dejar un espacio impecable cuando te mudes nuevamente habla muy bien de ti.


12. ¿Se vende?

Esto lo debes saber antes de alquilar, porque si tenías planes de quedarte por cierto tiempo y el dueño tenía otros planes, habrá conflicto.

¿Qué otra cosa agregarías?

Te puede interesar