Por Josefina Pizarro
15 mayo, 2017

Pequeñas, pero poderosas.

Ser bajita es realmente todo un desafío. Alcanzar las cosas que están arriba, intentar ver en un concierto o incluso que la gente se abstenga de ponerte apodos como “hobbit” son luchas diarias. Pero también es lo mejor del mundo, de una u otra manera.  Tienes que ver mis 14 razones y verás que me encontrarás totalmente la razón. 

1. El mundo parece estar hecho exclusivamente para personas altas, pero tu falta de estatura lo compensa tu espíritu.

Twitter: @eu_luasanttos

2. Puedes hacer cosas adorables como esta:


3. Nunca te golpearás contra el techo o el umbral de la puerta.

Twitter: @liiiiliith

4. Cosas así se convierten en tus mejores amigos:


5. Puedes esconderte prácticamente en cualquier parte.

Podrías ser un espía.

Twitter: @ggtntt

6. Siempre entras en el transporte público, por muy lleno que esté.


7. Aunque los conciertos pueden ser duros, eres la primera en la fila para subirte encima de la gente alta.

Instagram: @anitta

8. La ropa interior petite es especialmente hermosa y tus amigas altas te envidian por eso.


9. Te puedes envolver completamente con una toalla.

Twitter: @Itsjhoounw

10. Cuando viajas, no hay problema: te acomodas en cualquier parte.


11. Y los sillones son literalmente sin límites para ti: puedes recostarte cómodamente y hasta dormir como nunca.

Instagram: @tatawerneck

12. Siempre puedes pedir a tus amigos que te carguen en su espalda: no se negarán.


13. Cuando una persona alta ve una playera, tú lo ves como un vestido.

Instagram: @sound3vision

14. Y por último, sabes que puedes usar tu baja estatura para pasar como la chica más linda y tierna del mundo.

Aunque en el fondo seas malvada.

Twitter: @laurasauma

¡Vivan las chicas bajitas!