Por Teresa Donoso
31 marzo, 2016

Eso de que no tienes que ensayar seis veces antes de llamar por teléfono me parece muy falso.

Tener ansiedad o que las situaciones normales (y sociales) te la provoquen es lo peor. No sólo porque es muy incómodo y en ocasiones aterrador, sino porque la gente casi nunca logra entender tus miedos poco ‘racionales’. Sé que no va a pasar nada si pregunto algo que no entiendo o si llamo por teléfono o si voy sola a una fiesta, pero la ansiedad de tener que hablar o intentar no cometer errores que me hagan ver ridícula siempre puede más. Probablemente a ti también te han pasado estas cosas.

1. Poder llamar a alguien sin tener que escribir lo que dirás o ensayarlo frente al espejo unas 6 veces


2. Tener dudas y… hacer las preguntas pertinentes en clases


3. Ir a una fiesta sin necesitar la compañía constante de tu mejor amigo


4. Creerle a alguien cuando te dice que ‘siempre estás invitado’ (no porque no quieras, sino porque es difícil)


5. Subir una selfie sin arrepentirte después o dudarlo durante horas


6. Que te encanten las fiestas sorpresa


7. Hablarle a alguien que te gusta


8. O hacer amigos en persona


9. Acostarte y no sentir la necesidad de preocuparte por todo lo que tienes que hacer al día siguiente


10. O pensar en todo lo que hiciste mal durante el día


11. Nunca pensar que tus amigos te odian si se demoran más de 30 minutos en responderte un mensaje


12. Jamás pensar que el extraño estado de Facebook de alguien tiene que ver contigo


13. Entablar una conversación con alguien sin estar pensando todo el tiempo en qué decir después


14. Hablar en una reunión o en clases sin sentir que te vas a morir


15. Cometer un error y que no te importe tanto (es decir: que no pases 3 días analizándolo)


16. ¿Dónde está este universo paralelo?


17. ¡Sería increíble vivir en él!

Puede interesarte