Por Felipe Hernández
20 mayo, 2016

El trabajo pesado no es lo tuyo.

Mientras todos creen que ser una princesa es lo peor que podría pasar, ahí estás tú soñando con tener tu propia historia de amor para contar y ocupar un vestido diferente todos los días, porque sí, crees que existe la posibilidad de convertirte en una princesa… Algún día. Pero estas 17 señales podrían probar que efectivamente, ya eres una:

1. Tu madre es una reina, por supuesto


2. Y tu padre cree que no hay persona que merezca tenerte a su lado


3. El trabajo pesado no es realmente lo tuyo…


4. Te llevas muy bien con los animales, de hecho, puedes comunicarte con ellos


5. Has soñado con tener una boda gigante y hermosa


6. Han intentado insultarte diciéndote que eres una princesa… Pero no lo han logrado


7. Y decidiste no insultarlos de vuelta porque los modales son sumamente importantes para ti


8. Tanto como las horas necesarias de sueño para mantener tu belleza


9. Tienes claro cuál sería tu príncipe ideal


10. En el fondo de tu corazón, realmente crees que “Y vivieron felices para siempre” es posible


11. Podrías derrotar a todos tus enemigos, sin problemas


12. Viéndote increíble mientras lo haces, por supuesto


13. Te identificas demasiado con alguna de las princesas más importantes del mundo


14. Y aún esperas con recibir la visita de tu abuela para decirte que efectivamente, eres una princesa


15. Nadie puede sabe lo que necesitas mejor que tú


16. Tienes tu propia, imaginaria o de plástico, pero tienes


17. Básicamente, estás lista para gobernar el mundo