Por Andrea Araya Moya
22 febrero, 2016

¡Ya déjate de pensar tanto!

Bueno, viste el título y ya comenzaste a pensar en qué íbamos a mostrarte. O quizá recordaste algo y te quedaste pensando en eso por horas. Tranquilo, te entendemos, a veces pensar las cosas hace bien para tomar las mejores decisiones. Sin embargo, cuando estás TODO el día pensando ya es mucho y necesitas despejarte un poco.

1. Piensas demasiado cualquier cosa


2. Te cuesta quedarte dormido de inmediato


3. Si alguien te pide que tomes una decisión rápidamente te tomas varios minutos para pensar


4. De hecho prefieres que no te dejen encargado de tomar las decisiones


5. De repente crees que nada tiene solución e intentas buscarle hasta el más mínimo detalle


6. No, nunca sabes exactamente qué es lo que quieres


7. Elegir un plato de comida en un menú es un desafío


8. Sueles preocuparte demasiado por todo


9. Y, cuando deja de tener importancia, vuelves a pensarlo de nuevo


10. Siempre piensas en qué quiso decirte realmente esa persona, cuando en realidad lo que dijo era demasiado simple


11. Siempre buscas el significado entre líneas de lo que lees o escuchas


12. Sí, eres de los que piensa mucho cuando está en el baño


13. Siempre estás inventando historias


14. O imaginando cualquier cosa cuando alguien no te responde el teléfono


15. No puedes ser espontáneo


16. Piensas demasiado todo lo que vas a decir o hacer, pero nunca sale como esperabas


17. Te ha pasado que te quedas ensimismado mirando un punto fijo


18. Te cuesta concentrarte, pues tu mente está llena de cosas por pensar

Puede interesarte