Por Andrea Araya Moya
22 abril, 2016

No lo niegues, más de alguna te identifica.

En el baño podemos ser nosotras mismas. Bueno, en realidad podemos porque nadie nos está mirando y tenemos ese pequeño espacio de privacidad que, aunque dure sólo algunos minutos, nos hace sentir que estamos solas y nada nos avergüenza. Podemos pasar desde mirar nuestro teléfono, tomarnos selfies (más sensuales que nunca), hasta hablar con nuestro reflejo o, incluso, gritarnos. Nadie nos ve ni nos oye, porque estamos en el baño y, cuando estás en el baño, nadie puede molestarte. Es por eso que hacemos cosas raras, tan raras como estas que verás a continuación.

1. Quedarse mirando el teléfono mientras estás en el retrete


2. Gritarle o hablarle a su reflejo en el espejo


3. O, peor, llorar frente al espejo


4. Tomarse muchas selfies


5. Practicar poses perfectas para las fotografías (y para descubrir el ángulo perfecto también)


6. Bailar y cantar frente al espejo


7. Mirarse el trasero en el espejo  para ver cómo luce desde atrás


8. Hacer muecas y gestos raros frente al espejo


9. Comprobar cómo se verían sus pechos cuando sean ancianas o su aparencia completa


10. O probar cómo se verían si fueran mucho más delgadas


11. Practicar diálogos


12. Comer en el baño lo que no deben comer por la dieta


13. Volver a tomarse selfies, pero esta vez maquilladas


14. Lanzar gases, porque nadie está escuchando u oliendo


15. Olerse las axilas y lavarlas si huelen mal


16. Mirarse al espejo estando desnudas


17. Cortarse las uñas mientras están en el retrete


18. Mirarse en el espejo y ver si han salido nuevos vellos en el rostro

Puede interesarte