Por Valentinne Rudolphy
14 enero, 2016

Más de una vez has estado al borde de intoxicar a todos con aerosol.

Algunos de nosotros no soportamos la tierra, el polvo… la suciedad en general. No es fácil, muchos creen que sólo estás siendo quisquilloso. Pero lo que ellos no saben es que tienes una visión de rayos X en la que ves todo lo que ellos no. En cuanto a basura, claro. Hasta la más mínima bacteria salta a tu vista y tú sólo quieres exterminar todo, para poder dormir bien. No hay ningún problema con aquellos que no les gusta tanto la limpieza como a ti. Sólo esperas que no entren a tu casa.

1. Has logrado mejorar tus técnicas y crear inventos para poder limpiar mejor

2. No todos logran comprenderlas, pero para ti sirven

«- ¿Qué estás haciendo?

– Trapear el piso».

3. Disfrutas cada momento de tu día de limpieza...

4. Que normalmente es más que un solo día

5. A veces olvidas que llevas puestos tus guantes, ya son como parte de tu piel

6. Te preparas como para una fiesta cada vez que debes arreglar un desastre

7. Sueñas con una mopa como la de La Bella Durmiente

8. La gente viene a tu casa y desordena, pero tú sigues fiel a tu amor: el orden y limpieza

9. Para ti es como el mejor concierto que has ido en tu vida. Simplemente enloqueces

10. Algunos se aprovechan de ti como si fueras una mucama, pues saben que no aguantarás y los ayudarás a limpiar

11. Has sido capaz de alejar a tus seres queridos para que no creen un desastre (alejarlos de la habitación)

12. Realmente es como una danza para ti

13. Más que amar limpiarlo, amas lo limpio y el orden te da un placer especial

14. Haz llegado a hacer cosas alocadas por mantener limpio tu entorno

15. Alguna vez estuviste a punto de intoxicarte por ello (demasiado aerosol desinfectante)

16. Hasta tus mascotas merecen (o sufren) ese destino

17. Tú eres feliz así: es como tu terapia

18. Aunque a veces puedes sobrepasar los límites de lo permitido…

Puede interesarte