Por Felipe Hernández
20 julio, 2016

“No es mi culpa que todos me amen, lo siento”.

Atención. La quieres toda. LA DESEAS TODA PARA TI. De hecho, es algo que llevas haciendo bastante tiempo, porque no hay duda de que te encanta, es lo único que necesitas para sobrevivir el día. Pase lo que pase, no hay nada que un poco de atención no arregle, ¿no es cierto? Pues si estas cosas te suenan familiares, espera a ver estas 19 cosas que sólo tú podrías entender.

1. Siempre has sentido lo mismo, la atención es algo que te llena el alma


2. Nada se compara a la emoción de entrar a un lugar lleno de gente donde sabes que podrás llevarte toda la atención


3. Y HACES TODO POR CONSEGUIRLA


4. De hecho, muchas veces te han dicho que eres una persona dramática


5. ¿El problema? Es que no tiene nada que ver con el drama, sino con ser el centro de atención a donde sea que vayas


6. Tus opuestos naturales, por supuesto, son las personas que evitan todo tipo de atención dirigida hacia ellas


7. Lo que para ti funciona perfecto, porque… MÁS ATENCIÓN PARA TI


8. Una de las cosas que más te gusta hacer es hablar acerca de tu vida


9. Porque sabes que es interesante y de alguna u otra forma, vas a lograr sorprender cuando cuentes tus historias


10. Ni siquiera eres demasiado exigente, una mirada de odio cuenta como la dosis de atención a que a veces necesitas


11. Aunque probablemente la persona que más sufre con todo esto es tu pareja…


12. Porque siempre vas a demandar la atención que necesitas


13. Y eres especialista en enojarte cuando las cosas no se tratan de ti


14. Porque sabes que la gente que te quiere siempre estará contigo


15. Cuando sientes que alguien no te está prestando la atención que quieres


16. Sabes que es mejor que nadie te ignore mientras hablas


17. O vas a liberar uno de tus berrinches de magnitudes bíblicas


18. Sabes lo que vales, por eso no dejarás que nada te diga lo contrario


19. Y no hay nada que se compare a la sensación de tener toda la atención para ti

Puede interesarte