Por Andrea Araya Moya
3 febrero, 2016

Prácticamente TODO te hace llorar.

Eres de los que lloran por todo, hasta por ver una linda y romántica puesta de sol o por ver a un tierno cachorrito cerca. No puedes ver películas demasiado sentimentales, pues rompes a llorar en un suspiro y, aunque lo niegues, a veces ni siquiera puedes controlarlo. Todo te emociona, todo hace que tus lágrimas aparezcan. Aunque sea riendo o enojándote, no puedes evitar ser demasiado emocional.

1. Tienes una facilidad para llorar sorprendente

2. Te emocionas cuando tu canción favorita suena en la radio

3. No puedes aguantar las lágrimas, te resulta muy imposible

4. Las personas no saben identificar si lloras por tristeza o felicidad

5. Sueles decir que no estás llorando (aunque claramente tus ojos te delatan)

6. Te niegas a ver películas en las que sabes que vas a terminar llorando

7. Aunque igual las terminas viendo

8. Si vas al cine debes llevar siempre tus pañuelos desechables

9. Las lágrimas empiezan a salir desde antes de que digas que no vas a llorar

10. Lloraste con Titanic, o la historia de Hachiko

11. Y con cualquier otra cosa que fuera demasiado linda y tierna

12. Lo peor es cuando alguien te pregunta por qué lloras y respondes que porque viste un cachorro tierno

13. Aunque a veces ni siquiera tú lo sabes

14. Incluso cuando te ríes lloras

15. Si estás demasiado enojado ni siquiera se nota porque te pones a llorar

16. Cuando intentas consolar a alguien que está llorando tú terminas llorando igual

17. Hay personas que no entienden que llores hasta por lo más simple

18. Incluso te han dicho que son lágrimas falsas

19. Y lo peor es cuando lloras exageradamente de un momento a otro

Puede interesarte