Por Kat Gallardo
25 abril, 2018

“No es que no haya tenido buen sexo, es que tú jamás te has comido una buena lasaña”

Había una vez, una niña visitando Nueva York, justo durante los días en que se desarrollaría la famosa maratón de la ciudad. Ella, mirando los preparativos en Central Park, decidió hacerle una pregunta muy honesta a su amiga:

¿Cuántas horas dura esta maratón?

– Depende, algunos se demoran hasta ocho horas en hacer el circuito

– Oh, es bastante. Pero hay algo que no entiendo. Hay tiendas para hidratarse, pero nada más. ¿En qué momento paran a almorzar los corredores?

La niña que hizo esa pregunta, en realidad fui yo. No es que no sepa realmente nada sobre eventos deportivos, pero cuando uno forma parte del selecto grupo que no puede parar de pensar en comida, se nubla el resto del pensamiento lógico.

Hoy, me siento apoyada por estas personas:

1. “La gente que no cree que se puede ser feliz y triste al mismo tiempo, claramente nunca se ha comido todas las galletas que quedan en la casa de una sola sentada”


2. “Compartamos un postre”, dijo la peor persona viva en el mundo


3. Cuando no hay nada en la nevera que realmente quiera comer, pero aún así me quedó ahí mirando, esperando que aparezca algo


4. Yo caminando hasta la cocina por décima vez en una hora, deseando que la comida aparezca mágicamente


5. Odio cuando la gente dice “si crees que esto es mejor que el sexo, no has tenido buen sexo”, pero en realidad esa persona nunca se ha comido una buena lasaña, Carol


6. Me comí una manzana en vez de unos chips y ahora, en vez de tener hambre, tengo pena y sigo con hambre


7. Yo: Voy a ser saludable. Desayuno: una fruta. Almuerzo: un sandwich. Cena: una ensalada. Colación de media noche: una pizza grande, macarrones con queso y un galón de helado

https://twitter.com/JustAGirIThing/status/976873636102574081


8. Entrevistador: ¿Cuáles son tus planes a futuro? Yo: Almorzar. Entrevistador: Me refiero a planes a futuro. Yo: ¿Cómo? ¿Para la cena?


9. Mi yo con hambre es una persona diferente, yo no la conozco, lo siento


10. Siempre tengo hambre, incluso cuando estoy comiendo


11. Mi amor, mi vida, mi felicidad


12. Vida real: Siempre tengo hambre


13. Envidio a esa gente que “se olvida de comer”… como si la comida no estuviera todo el tiempo en su mente

https://twitter.com/eleanorpollard/status/856132503379349504


14. No estoy segura sobre si realmente me gusta ir al cine o en realidad es que me gusta comer el pop-corn del cine mientras veo la película


15. Siempre tengo miedo de cepillar mis dientes en la noche porque eso quiere decir que he hecho el compromiso de no comer nada más hasta la mañana siguiente, y ese pensamiento es muy duro

Puede interesarte