Por Valentinne Rudolphy
11 enero, 2016

Porque si algo no sale perfecto, pierdes el control.

No te consideras molesto, ni desagradable, ni loco. Simplemente tienes una cosa en mente y eso es que todo salga bien. Te gusta todo, podríamos decir, un poco, perfecto. Más que nada no quieres desorden, ni líos, ni impuntualidad, ni datos que no son ciertos. Sí, eres un maniático pero eso está totalmente bien. Digamos, alguien tiene que hacerlo. Y este alguien, eres tú.

1. No eres fanático de los desastres

2. Y por desastres quieres decir, todo lo que no «sea como debe ser»

«Quiero ser perfecta».

3. A veces hablas contigo mismo para poner toda tu mente en orden

4. Sueles corregir (aunque sea mentalmente) todas las palabras y datos equivocados

5. Te levantas a primera hora de la mañana sólo para saber que tendrás todo el tiempo del mundo

6. Te gusta ser escuchado, aunque eso sea un dolor de cabeza para algunos

7. Si estás haciendo algo y tiene un pequeño error, te desesperas

8. Y ni hablar de conversar sobre «supuestos» o «a mí me dijeron que»: tú quieres hechos

9. En el día le das unas 20 vueltas al punteo de tus deberes, uno por uno, en orden

10. Puedes estar horas intentando sacar la foto que deseas

11. Que algo esté perfecto te da un placer que no puedes explicar (y que muchos no pueden entender)

12. Cuando alguien te dice «oye, parece que esto está mal…», te pones el parche antes de la herida y aceptas la culpa

Aunque a veces no te estén hablando a ti.

13. Puedes detectar las manchas más ocultas, y los defectos más engañosos

14. Si vas a hacer algo, quieres hacerlo bien

15. No te gusta estar disculpándote a cada segundo, así que te tomas tu tiempo, aunque eso te genere un poco de estrés…

16. Esto lo haces unas 10 veces al día, aunque no sea necesario:

17. Aplaudes por inercia, mientras piensas en los errores de lo que acabas de presenciar 

18. Eres capaz de limpiar los 7 días de la semana si no crees que ha sido suficiente

19. Tus amigos ya se acostumbraron a escuchar tus «quejas», aunque tú las ves como críticas constructivas

20. En fin, eres así y no hay nadie que te haga cambiar

¿Te sentiste identificado?

Puede interesarte