Por Andrea Araya Moya
13 enero, 2016

Una fiesta sin comida no es fiesta.

No hay comida que no te guste o que no hayas probado. Instantáneamente te enamoras o te simpatiza cualquier persona que adore comer, tal como tú, pues crees que es uno de los placeres más grandes de la vida. La comida siempre estará ahí, innovando y acompañándote siempre, y es por eso que la adoras tanto, aunque otros no lo comprendan. Si eres de esas personas que termina de comer los platos de los demás o ataca la nevera a medianoche, entonces esto es para ti.

1. Una cena, una pizza, o cualquier comida es capaz de enamorarte

2. No existe nada en el mundo gastronómico que no te guste

3. No comprendes a esas personas que odian comer

4. Te dan ganas de comer repentinamente

5. Para ti todo se soluciona con una cena

6. Crees que no existe nada peor a que no haya comida

7. Desarrollaste un paladar que ha probado muchos sabores

8. De hecho, hasta te encanta cocinar y lo haces muy bien

9. Eres a quien le piden ayuda para terminar de comer

10. De hecho, siempre terminas comiendo lo que tus amigos dejan en el plato

11. Concentrarte con hambre simplemente no va contigo

12. Una fiesta sin comida no es fiesta

13. Cuando ves tu comida llegando hacia a ti es como si llegara tu verdadero amor

14. La gente suele preguntarte por qué comes tanto

15. Por ti harías un viaje por el mundo probando la comida típica de cada lugar

16. La pizza es tu mejor aliada, jamás la dejas de lado

17. Crees que tienes una vida saludable porque comes ensalada, aunque esta tenga hasta tocino dentro

18. La palabra “ayuno” es como una tortura

19. Jamás te saltas el desayuno u otra comida

20. Adoras la comida porque sabes que siempre estará ahí para ti

Puede interesarte