Por Valentinne Rudolphy
9 noviembre, 2015

Es una lucha hablar con desconocidos, pero tus amigos saben lo loca que puedes llegar a ser

1. La verdad es que te consideras una persona algo tímida

2. Te pones algo nerviosa cuando debes enfrentarte a situaciones formales

3. Eres de quienes evitan el contacto visual cuando te encuentras con alguien inesperadamente

4. Cuando debes hablarle a desconocidos te quieres ocultar lo más rápido posible

5. Pero para tus amigos, tú no eres nada de introvertido

6. Tus mejillas siempre delatan tus pensamientos vergonzosos

7. Bromeas con que eres algo distraída, pero la verdad es que te cuesta reaccionar ante las personas

8. Eres un poco torpe a la hora de demostrar tus emociones (no recuerdas con quién tienes confianza y quienes te avergüenzan)

9. Así que muchas veces prefieres pasar un poco de tiempo sola

10. Lo peor es cuando te preguntan algo y no sabes cómo reaccionar

11. Tus amigos ya no saben qué pensar de ti. Se confunden sobre quien realmente eres

12. Pues con ellos sabes que puedes relajarte y sacar tu extrovertido interno

13. De vez en cuando crees que «odias hablarle a la gente»

14. Prefieres tener un tiempo para entrar en confianza. Algo que te relaje

15. Te cuesta poner atención a lo que te dicen desconocidos. Sólo piensas: quiero salir corriendo

16. Cuando sientes que alguien se acerca a hablarte, prefieres correr

17. Y haces como si nada pasara. Tus dos personalidades tienen una eterna lucha dentro de ti

18. Porque cuando el monstruo extrovertido sale, nadie sabe lo que puede pasar

19. Así que prefieres mantener tu apariencia introvertida. Cada día es una nueva aventura

20. Y cuando llegues a casa puedes ser la loca de siempre

Puede interesarte