Por Rocío Valenzuela
5 febrero, 2016

Constantemente te preguntan si estás molesto.

Todos tenemos en nuestras vidas a esa persona tan especial que no ríe con NADA. Su día parece ser un infierno, encontrarse contigo parece ser un disgusto y aunque escuche el chiste más divertido no se le puede sacar una sonrisa. A veces quieres contarle algo pero la verdad es que no te atreves, su mirada está muy seria. 

Para todos aquellos que van con cara de póquer por la vida, acá va una lista que los identificará:

1. Cuando conoces a alguien nuevo, esa persona cree que no te agrada


 

2. Las personas creen que siempre estás molesto


 

3. Por lo mismo, te molesta cada vez que te preguntan si estás enojado


 

4. Y hay días en los que estás muy contento…pero tu cara no lo demuestra


 

5. La gente no sabe cómo entablar conversaciones contigo (piensan que no estás interesado en oírlos)


 

6. Siempre te piden que sonrías en las fotos

Déjame salir como yo quiero.


7. Odias que te pregunten constantemente si te pasa algo


 

8. Tu felicidad no es algo que se note a simple vista


 

10. No te hacen bromas por miedo a tu reacción


 

11. Eres ser humano: te ríes, pero no por cualquier cosa


Debe ser extremadamente chistoso.


 

12. Evitas contacto visual con extraños


 

13. A veces, durante las reuniones eres capaz de juntar todas tus fuerzas para hacer que tu rostro dibuje una pequeña sonrisa


 

14. Si estás en silencio las personas creen que estás maldiciendo


 

15. Tu cara de desagrado no se oculta ni con gafas de sol


 

16. Desde que recuerdas tu cara siempre ha sido lo mismo


 

17. De hacer un casting lo más probable es que termines siendo el villano


 

18. El sarcasmo y la ironía no te van: tu eres mucho más serio para que la gente se ría de tus ironías

Un incomprendido del humor.


 

19. Están los que no se toman el tiempo de saber cómo eres y deciden odiarte de inmediato


 

20. Tus amigos son los únicos capaces de diferenciar si estás de buen o mal ánimo


 

21. La gente tiene que estar desesperada para atreverse a pedirte un favor


 

Puede interesarte