Por Ignacia Godoy
20 diciembre, 2016

Creo que no puedo con ellos.

Hay personas que están hechas para cuidar a los bebés y hacerse cargo de ellos, los aman y cada vez que ven uno en la calle quisieran robarlo para nunca volver. Otras, nos sentimos así pero con los cachorros por ejemplo, y vemos un pequeño y queremos escapar lo más lejos posible. No existe peor momento cuando tu amiga te lo da para que lo cargues y tu solo quieres devolvérselo. Esto es para nosotras.


1. Los bebés te aterrorizan y solamente los odias


2. Puedes entender por qué las personas los aman…hay que admitir que son tiernos… a veces


3. Pero después te preguntas: “¡qué diablos quiere este ser humano enano de mi!”


4. De hecho, seamos sinceros. Los bebés dan miedo


5. Cuando lloran y no sabes por qué…


6. Cuando te los dan para que los tomes, y prefieres morir antes de hacerlo


7. Porque pueden pasar cosas terribles cuando lo tomes…


8. Por ejemplo, soltarlo…y claro que tu amiga jamás te lo perdonaría


9. Y el bebé te odiaría y cada vez que lo tomaras de nuevo te lloraría hasta vomitar


10. Te dejan solo con uno y se pone a llorar… ¿¡qué rayos se hace?!


11. Solo lo consuelas como si fuera un adulto…no sabes hacer nada mejor


12. Además esas criaturas requieren toda tu atención


13. Y no estás lista para eso


14. Porque principalmente, todavía no sabes cuidarte de ti misma


15. Y claro, tener que soportar sus vómitos, llantos o excrementos no es precisamente lo que quieres


16. Si alguno te vomita encima tienes ganas de morir


17. Hay que hablarles como si fueran estúpidos


18. Los padres de un bebé son super héroes, y tú no estás ni cerca todavía


19. Los admiras y los quieres por su gran trabajo…


20. Pero definitivamente no quieres estar en sus zapatos


21. Porque algún día estarás lista para tu familia… de perros


22. Pero hasta entonces, no hay mejor sentimiento que entregarlo a sus padres…


23. y saber que ya no es problema tuyo

 

¿Te sientes identificada?