Por Diego Cid
15 mayo, 2017

Si creías que un cortecito era lo peor, es porque no tienes ni idea…

Quizás lo pones en práctica. Probablemente lo aprendiste por medio de tu exploración “en terreno”. Puede que haya sido por los rumores de tus amistades. La verdad es que todos bien sabemos que, en la actualidad, es bastante común que la gente mantenga rasurada o depilada el área púbica. Sí, dicen que hace todo más higiénico, cómodo y es mucho más erótico.

Pero la verdad es que podríamos estar muy equivocados.

Y me refiero a que, según una investigación de AsapScience y Thought Café, puede que los beneficios no sean mayores a los peligros cuando se trata de mantener el césped corto en la cancha de fútbol.

Macarena Salinas / UPSOCL

Comenzando porque reparan en que somos la única especie de mamíferos conocida que tiene vello grueso y crespo en el pubis.

Las teorías establecen que podría tratarse de una señal para comunicar cuando estamos listos para aparearnos, o bien, al cubrir glándulas sudoríparas podrían utilizarse para atrapar feromonas y atraer a las posibles parejas.

Macarena Salinas / UPSOCL

¡Ah! y por supuesto, ayudan a proteger de la fricción a la hora del sexo.

Aún así, insistimos en recortar y recortar y recortar. Rasurar, rasurar y depilar. Hasta hemos desarrollado cremas y tecnología láser enfocadas especialmente a esta tarea. Por si fuera poco, no podrías creer que en una encuesta en más de 1000 estudiantes de Estados unidos se descubrió que el 96% de las mujeres y un 87% de hombres se ha depilado completa o parcialmente el vello púbico.

Macarena Salinas / UPSOCL

La verdad es que hay unas cuántas desventajas a la hora de mantener el bonsái con las ramitas cortas y, después de su estudio, pudieron concluir las siguientes.

1. Comezón, alergias y pelos encarnados.

Según la investigación, el 75% de las personas que se depila ha experimentado comezón genital y 40% inflamación. Además de los siempre populares pelos encarnados, esos bien desagradables que tú bien debes conocer.

Macarena Salinas / UPSOCL

2. Puede ayudar a contagiar Enfermedades de Transmisión Sexual.

A pesar de que las ladillas han ido desapareciendo con la falta de pelos, esta práctica puede crear irritación en la piel, que a su vez podría infectarse y transmitir ETS. En los últimos años, la depilación genital coincide con un aumento en los casos de gonorrea, clamidia y Virus del Papiloma Humano. Sí, ¡qué asquito!

Macarena Salinas / UPSOCL

3. Lesiones genitales.

La heridas genitales más común registradas en las salas de urgencia de Estados Unidos están relacionadas al afeitado o depilación genital. Sí, no todas las personas tienen talento a la hora de usar las hojas para “podar”. Considera también las alergias a algunos componentes de las cremas de afeitar y depilar.

Macarena Salinas / UPSOCL

¿Un arbusto grande o una pista de patinaje? La decisión es tuya, pero siempre es bueno estar al tanto de los riesgos.