Por Valentinne Rudolphy
9 octubre, 2015

Un día te levantas y quieres una vida espectacular. Déjame decirte algo: tú puedes ir por ella

Queremos felicidad, la anhelamos, y es algo distinto para todos. La verdad es que creo finalmente que se trata de un estado mental, que te afecta de manera general. ¿Por qué entonces a veces llevamos vidas en las que no estamos tranquilos, que nos parecen demasiado corrientes para nosotros mismos? Porque a veces no nos atrevemos. Pero si no lo haces, tu vida nunca se volverá genial, la que tú deseas. Tú sabes de lo que hablo, y puedes lograrlo:

Captura de pantalla 2015-10-07 a las 13.12.04

April Morlock.

1. Aprovecha todos los días

“Vive cada día como si fuera el último”, sí, pero no en el sentido de solo fiestas. Creo que es más que eso: ser cada día como quisieras ser, decidir algo que quieras aunque estés cansado, hablar con quien quieres aunque no tengas nada que decir. Siempre algo bello saldrá de todo eso. Intenta hacer eso que tienes en mente hace tiempo, y no esperes. Tú sabes dentro de ti qué es.


2. ¡No te conformes!

Sí: ve por todo lo que quieres. Si no lo intentas, nunca sabrás cómo pudo ser. No pierdes nada al probar, al tomar el riesgo. Luego de eso puedes decidir con qué camino tomar. Pero no te quedes solo con lo que es fácil, puedes luchar por esos sueños que rondan tu cabeza. Ve por más si es que sabes que así lo quieres. No te duermas.

Captura de pantalla 2015-10-07 a las 10.26.03

Miren Alos.

3. No te sientas culpable por ser feliz

En tu corazón conoces las cosas que haces, que deseas y por qué es así. No sientas que debes disculparte por ser “ambicioso” de manera personal, sin hacerle daño a nadie. No dejes que los comentarios te bajen de la nube, pues tú mereces ese cielo: el que tú construyes con tus propias manos.

Lo que tú quieras y tuyo y no deberían privarte de esto. A veces querrás cambiar, probar algo nuevo, intentar “ir por más” y eso está completamente bien, en especial si en tu corazón solo quieres buscar felicidad, y no es algo superficial. Tú eres quien decide.

Puede interesarte