Por Josefina Pizarro
19 Mayo, 2017

Caminar como un pingüino porque tus muslos están irritados.

Ah, el verano. Es una de las épocas más hermosas del año, donde por fin sale el sol y podemos disfrutar playas, albercas y la luz del día. Es realmente bello. Pero también, como chicas que somos, hay cosas que son realmente irritantes de estos meses calurosos. Los muslos irritados son sólo el inicio, ya que cosas como el sudor o la arena en partes que simplemente no quieres ver son sólo parte del problema, pero es pasable, somos mejor que eso. Te dejo con 39 cosas bastante incómodas que absolutamente todas las chicas experimentan en verano.

1. Traer pantalones cortos o una falda y cruzar las piernas por un tiempo… y luego tener que despegarlas como si estuvieras separando dos pedazos de queso.


2. Que te llegue el período en verano y disfrutar de la asquerosa fórmula que se hace con tu sangre y sudor de la vagina.


3. No saber si es sudor extremo o es sangre lo que se está colando ahí abajo.

Macarena Salinas / Upsocl

4. Afeitar alrededor de la línea del bikini, porque aparentemente es más razonable tener enrojecidos baches rojos a pelos.

Macarena Salinas / Upsocl

5. O ponerte cera sólo en el pubis para cobrar venganza por los pelos encarnados y asquerosos.

Macarena Salinas / Upsocl

6. Pararte después de haber estado sentada en una silla de plástico y luego verla y tener un océano de sudor en ella.


7. Tener que sacar tu trasero de una silla como si fuera una etiqueta en una botella de agua.


8. Sentarse en un asiento de tren de tela con pantalone cortos y sólo imaginar todo el sudor que se está absorbiendo de tu piel en esos momentos.


9. Intentar, sutilmente, rascarte la línea de bikini en público porque te afeitaste y ahora está ardiendo como los mil infiernos.


10. Tener una entrepierna sudorosa hace mil veces peor la picazón.


11. Ponerte un lindo vestido de verano y caminar sólo unos metros de tu casa para darte cuenta de que empiezas a sentir el roce de muslos, por lo único que puedes hacer es meter la tela entre las piernas y caminar como pingüino.

Macarena Salinas / Upsocl

12. Nadar en el mar, ponerte tu vestido de nuevo y experimentar un nuevo nivel de dolor al cocinar tus muslos irritados con sal de mar.


13. Usar shorts que se cortan en los muslos y dejar arcas de color rojo ridículo cuando te lo quitas.


14. El olor especial que obtienen los sostenes en verano. Y no hay manera de que puedas lavarlos lo suficiente como para combatir el mal olor, así que tienes que lidiar con ello.


15. Juntar un océano de sudor de tu espalda debajo del sujetador.


16. Y si tienes un sostén blanco cuando pasa eso… su color cambia.


17. Y, en realidad, toda tu ropa interior blanca.

Macarena Salinas / Upsocl

18. Dormir con clima caliente y despertarte con un cuello tan sudoroso que en realidad empapaste todo tu cabello. Y si tu cabello es largo, hebras se te han quedado pegadas en tu frente y cuello como serpientes viscosas y húmedas.


19. Subirte al autobús y sentir como tu maquillaje se derrite.


20. No darte cuenta de que tu maquillaje se ha derretido, por lo que parece que has estado llorando histéricamente, hasta que horas después te das cuenta cuando te miras al espejo.


21. Esa hinchazón “extra-especial” que pasa antes del período en el verano que te pones como una pelota de playa.


22. Las majestuosas cascadas de sudor que se empiezan a formar debajo de los pechos.

Macarena Salinas / Upsocl

23. Los gloriosos y magníficos océanos sudorosos que se acumulan en el escote.


24. Estresarte por la constante amenaza de que se te vea un pecho o algo más con los top y los trajes de baño.


25. Usar zapatos nuevos de verano (sandalias, tacones, etc.) y desmenuzar completamente tu pie.


26. Tener que limpiar la sangre de los zapatos nuevos. Nuevos zapatos que huelen a pies de verano. Y sangre.


27. El uso de sandalias de cuero y completamente mutilar tus dedos del pie.


28. Y luego ver cómo en tus dedos del pie crecen callos protectores durante el verano, que básicamente parecen grandes ampollas desagradables.


29. Olvidar afeitarse los dedos de los pies y tener una pedicura bonita, lo que arruina un poco el efecto.

Macarena Salinas / Upsocl

30. Usar sostén sin tirantes para tops de verano, lo que por lo general se convierte en una lucha sofocante, pegajosa y sudorosa para respirar sin que un pecho huya de su prisión y avergonzarte a ti y a tus seres queridos.


31. Sentarte en la hierba en un parque con falda e intentar levantarte torpemente para que no se te vea nada.


32. Y por supuesto, la hierba pica enormemente en las piernas.


33. Ir a la playa en tu período y sólo imaginar que se te verá el tampón, balanceándose al viento como una bandera que diga “OIGAN TODOS, ESTA CHICA ESTÁ SANGRANDO EN LA PLAYA”.

Macarena Salinas / Upsocl

34. Pensar que tendrás un lindo y sensual bronceado de playa, pero lo único que obtienes son tus lentes y bolso marcados en el lugar.

Macarena Salinas / Upsocl

35. Quemarte el primer día que llegas a la playa con el sol y parecer un cangrejo achicharrado.

Macarena Salinas / Upsocl

36. Ir a la playa y conseguir cinco kilos de arena en el fondo del bikini.


37. Tener arena atascada en lugares inalcanzables.


38. Tener tanto sudor en el cabello al hacer ejercicio en verano que podrías sacar un litro al estrujarlo.


39. Y por último, tener un lindo y brillante bigote de sudor casi todo el verano.

Macarena Salinas / Upsocl

¿Con cuál te sentiste más identificada?

Te puede interesar