Por Valentinne Rudolphy
24 agosto, 2015

Desde que despiertas, hasta caer la noche, asegúrate de siempre sonreír.

Nuestros días se pueden transformar en malos o buenos con el más mínimo cambio o detalle. Los altos y bajos están bien en la vida, pero a veces simplemente necesitamos ¡ánimo para sortear la semana! Para eso, lo mejor es quitar las inseguridades, respirar profundo, y mantener una mente 100% positiva, ¡porque mereces esa alegría!

1. No te detengas

Si por casualidad un pensamiento tóxico llega a tu cabeza, elimínelo. No importa que no vayas muy lejos, o que decidas que como estás, está bien. Pero no dejes que tus pensamientos te estanquen, sin llegar a conclusiones, y solo logres frustración. Tú puedes dominar esas dudas y desecharlas de tu vida.

large (3)

Ashleigh Emma.

2. Recuerda que eres capaz de llegar a tus objetivos

Está en tus manos poder hacerlo, y en las de nadie más. Las limitantes externas pueden existir, pero también pueden variar. No te desanimes por no acertar a la primera vez, ni te sientas insegura. Si lo quieres y vas por ello, lo más seguro es que vas a poder.


3. Comunícate con aquellos que amas

Y cuando sientas que el mundo se cae, puedes recurrir a esas personas que te adoran, por apoyo, consejos, o solo porque estén ahí, y te den el aliento necesario para dejar de dudar. Incluso puedes llamarlos solo para despejarte o buscar risas, los amigos son los mejores para hablar cosas ridículas que te suben el ánimo.

large (4)

Fuente.

4. Cada día vale

Tú eres ya una persona valiosa, y tus días valen. Pueden parecer algo simples, pero está en tu visión de las cosas ponerle lo «bueno». Es una premisa única y simple, no hay mucho más por entender. Nunca olvides lo única que eres y que tú tienes el poder para cambiar tu mente. Deja de tener tantas preocupaciones, nadie va a morir, el mal rato va a pasar.


5. Disfruta, ¡estás viva!

¿No te parece ya suficiente para negar cualquier pensamiento que no sea alegre? ¡Olvida lo malo! Respira, observa, siente. Puede que no sepamos cómo disfrutar si estamos en la misma ciudad o el paisaje no nos inspira. Pero usa tus sentidos y podrás ver más allá.

Puede interesarte