Por Valentinne Rudolphy
23 octubre, 2015

Te han visto en las buenas y en las malas. Y conocen tus hábitos (quizás más que tú mismo)

Las personas con las que trabajas en verdad son como una especie de familia. No en la manera emocional, claramente. Sino que pasas muchas horas con ellos. Realmente.

Es por esto que nacen vínculos y amistades de vez en cuando. Podemos penar que no es bueno mezclar las cosas en el trabajo… pero inevitablemente comenzarás a sentir simpatía por alguien.

1. Comprenden y conocen tus hábitos

Ellos saben en qué momentos del día te vas a servir un café. O cuántas veces te levantas para visitar el tocador. O cómo es tu humor en la mañana. Están gran parte del día junto a ti, y es muy poco probable que nunca te noten. Quizás percibirán manías que ni tú habías alertado.

large-3
@allisoncrm

2. Son perfectos acompañantes para la «hora feliz»

Cuando quieres beber algo o despejarte luego del trabajo, ellos son tu opción más próxima. Quizás hablen un momento del trabajo, pero también ríen, comparten y se desahogan sobre lo extenso que fue el día. En vez de estar programando con amigos en distintos horarios, pueden desquitarse apenas termine su horario.


3. Te conocen en las buenas y en las malas

Aunque no quisieras que ellos te conocieran los estados de ánimo, están ahí. Justo a tu lado, o frente a ti. Claramente sabrán cuáles son tus días brillantes, y en qué momentos necesitan un abrazo. Así tú lo sabes con ellos. Están siempre ahí, y puede ser de manera más positiva de la que crees.

large-1
kristinabazan

4. Hablan el mismo idioma

Se comprenden. En especial en temas laborales. Cuando quieres contarle algo de esto a tus amigos, tienes que explicar muchos detalles para que comprendan. Algún éxito o derrota laboral no es lo mismo después de contar una larga historia. En esto, definitivamente son tu mejor opción. Y comprenderán los proceso que viven.


5. Pueden inspirarse mutuamente

Un amigo en el trabajo servirá para poder hablar con él, para reír, y también para resolver dudas laborales. Sugerencias, consejos, e incluso aliento en algunas ocasiones. Te pueden guiar y dar buenas ideas, así como celebrar juntos los buenos momentos. ¡Dale una oportunidad a esa amistad!

Puede interesarte