Por Rocío Valenzuela
23 marzo, 2016

No me trates como un niño.

Mido 1,50 metros y desde que tengo memoria he sido una de las personas más bajas alrededor de la gente que conozco. Esto me ha llevado a aprender que a veces, te pueden tratar diferente que al resto de los seres humanos que son más altos. No digo que ser baja sea una cosa mala, muy por el contrario, nunca me ha molestado. Pero sí tengo que decir que hay ciertas cosas que son molestas, y espero que las demás personas que se identifican con este tamaño también lo entiendan:

1. No soy un lugar donde apoyarse

02
@sapsalindunyasi

Sí, puede que mi estatura sea perfecta para que alguien ponga su brazo sobre mi cabeza o mi hombro y descanse un rato. Pero no soy un mueble. Me gustaría que supieran que si están muy cansados pueden sentarse en el suelo, pero por favor: DEJEN MI CABEZA EN PAZ.


2. No soy una niña pequeña

Puede que parezca tierna e inofensiva. Muchas veces me han preguntado si soy menor de edad. Pero la verdad es que tengo 25 y un carácter del demonio, por lo que no me gusta que me hagan cosquillas ni que me levanten en el aire.


3. No camino lento, mis piernas son cortas


Hay personas que creen que camino lento, pero la verdad es que al caminar con piernas cortas mis pasos son más pequeños. Si quieres caminar junto a mi podrías disminuir la velocidad de tu caminar ya que se hace vergonzoso tener que correr o dar “saltitos” sólo para no romper el hilo de una conversación.


4. No llames la atención en cuanto a mi estatura

03
Autor desconocido – Ayúdanos a encontrarlo

Ya sé, mido menos que el promedio de altura de las mujeres, ¡no es gran cosa! Pero eso no significa que puedas preguntarme cada vez que me vez si en realidad mido 1,50 metros…porque te aseguro que eso es lo que mido y ya no me dan risa esas bromas.


5. No me alcances las cosas

2
Autor desconocido – Ayúdanos a encontrarlo

Que necesite sacar un vaso o plato del último estante que queda muy alto para mi, no quiere decir que esté incapacitada. He desarrollado la habilidad de subirme a todo tipo de muebles y superar obstáculos con la ayuda de sillas y escaleras sin problemas. Sólo pido que me traten como el adulto que soy.


6. No me dejes sola en lugares llenos de gente


Cuando voy a un club o concierto, no logro ver entre las personas y generalmente es fácil que me pierda. Si te vas es probable que nos encontremos luego de unas horas y es el único caso en el que sí me puedo relacionar con un niño pequeño, porque como a todas las personas NO ME GUSTA PERDERME.

No es un llamado de atención, sólo son ciertos puntos a tener en cuenta para que no olviden que por mucho que no lo parezcamos, también somos adultos.

Puede interesarte