Por Emilia García
14 agosto, 2015

1. El mundo real es difícil

Siempre pensamos que la vida será mejor más adelante. Cuando terminemos el colegio, cuando terminemos la universidad, cuando nos casemos, cuando tengamos hijos, etc. No puedes esperar a ser un adulto pero cuando llega el minuto te das cuenta lo difícil que es. El mundo real no es trabajar de 9 a 5 y luego ir a Happy Hours, el mundo real es duro y sacrificado.


2. Probablemente debas seguir viviendo con tus padres

Tendrás que aceptar el hecho de alargar tu estadía un poco más de tiempo, porque salir de la universidad no significa comprarse automáticamente un departamento. Si pensabas que estarías viviendo solo y a tu manera, lamento decirte que no será así. Seguirás peleando con tu madre porque no ordenaste tu cuarto pero no es tan malo, por lo menos podrás ahorrar. 

Captura-de-pantalla-2015-08-14-a-las-9.54.46

@CharlieSchaeffer

3. Nunca estarás listo

Al final del día, nunca estarás preparado en un 100% para alguna cosa. Ni para el trabajo de tus sueños, ni para tomar una gran decisión. Pero mientras esperamos a estar listos el tiempo pasa rápidamente, favoreciendo a aquellos que tampoco están listos, pero que al menos están dispuestos a intentarlo


4. Te sentirás estancado

Sentirás que deberías estar haciendo algo más, algo más grande, estar en un lugar completamente diferente. Sientes que ahora eres un número, no una persona, que tu vida no es nada a como te la imaginaste, pero tranquilo. Al tratar de encontrarse a uno mismo y descubrir lo que quieres hacer con tu vida es imposible no sentirse estancado, es normal y no te sentirás así para siempre. 

Captura-de-pantalla-2015-08-14-a-las-9.55.00

@gisinspira

5. No tendrás el trabajo de tus sueños

A no ser que tu padre sea el presidente, y ni así. Ese trabajo soñado que tanto quieres probablemente está tomado, y si no lo está, hay una larga fila de personajes que lo quieren igual que tú. Pero no pierdas las esperanzas. Primero que todo debes saber que esto es normal, que no tiene que ver con tus capacidades ni con tu rendimiento, sino que es un problema actual del mundo laboral. Pero recuerda, todo esto es el camino hacia tu trabajo soñado.


6. Todo lo anterior está perfectamente bien

Si no tienes un empleo genial, un buen salario, un departamento, un novio y muchos ahorros no te preocupes. No sabes cuántas personas están igual que tú. No porque las cosas no estén saliendo como las planeaste están mal. Sé paciente y confía en ti y en que las cosas saldrán bien.

Puede interesarte