¡Bbrrr! Hasta escalofríos sentí. 😖

¿Viajar? Qué bonito es. Conoces gente al por mayor, pruebas platillos que en tu vida habías visto y tomas bebidas que parecen elixir de los dioses. Eso sin contar los paisajes tan lindos que seguro te encuentras. Pero si te atreves a viajar con tu familia, a veces hay muchas cosas que se salen de control y el viaje soñado se convierte en pesadilla.

¿Te suena familiar?

Esta lista es un recuento de todas esas mini pesadillas de los viajes familiares que algunos amigos me contaron. Y claro, nunca falta el sobrinito que se tomó 2 litros de agua antes de salir. ¡Uff!

1. ¿Dónde hacer del 1?

A menos que vayas en un avión o en una casa rodante, te vas a tener que aguantar las ganas hasta la próxima gasolinería.


2. La tía que no se calla

¡Infaltable! Habla hasta por los codos, y tú con ganas de relajarte y dormir. ¿Cuántos darías por no estar a su lado?


3. La música a todo lo que da

Si vas a atrás, no tienes ninguna oportunidad para bajarle el volumen porque los de adelante te van a regañar. ¡Ojalá tuvieras tu propio control!


4. El que cada kilómetro pregunta cuánto falta

No hay duda que va aburrido y lo único que quiere es llegar. Estos son de los peores acompañantes y jamás faltan en uno de estos viajes.


5. El que va «incómodo»

¿Qué pensaste? ¿Qué irías en primera clase? Parfavaaar.


6. El que tiene antojo hasta de avestruz

Que si quiere agua, que si jugo, que si unas galletas… ¡Bastaaaaaaa!

¿Sabes dónde no te pasaría esto? En un avión. ✈️Obvio porque allí todo el mundo va entretenido viendo películas, series y hasta noticias. Yo que tú aprovecharía todas las ofertas de vuelos del Buen Fin porque están bien atractivas.

¿A dónde volarías con toda tu familia?

Puede interesarte