Por Jessica Balseca
5 julio, 2016

No eres tú, soy yo…

No todos los seres humanos somos de lo más simpáticos. Es más algunos de nosotros solemos creer y sentir que efectivamente, la gente a nuestro al rededor no es nuestro fan número uno. No es que necesitemos esforzarnos para caerle bien o mal a alguien, pero es que hay algo en nuestro genes que definitivamente no nos hace ser los más queridos del lugar. Quizás alguno de estos motivos te suene conocido.

1. La gente no te invita a salir

3
Pinterest

En cualquier circulo en el que te rodees, cuando sabes que no fuiste invitado a una reunión a la que todos fueron, te cuestionas cuales fueron los motivos para no invitarte.


2. Tienes una actividad reducida en redes sociales

4
Pinterest

No es que estemos diciendo que debes pasar todo el tiempo y publicar todo lo que haces en tus redes sociales, pero es necesario que te conectes con más personas por esas redes para relacionarte. Negar todas las solicitudes de amistad no te hacen más accesible.


3. Tienes poca vida social

2
Pinterest

 

La soledad es muy atractiva y muchos nos dejamos seducir por ella. Sin embargo negarse a salir siempre, puede llevarte a un camino que quizás no quieras recorrer. La gente no volverá a tener en consideración para ningún plan si cada vez que te invitan te niegas a salir.


4. Eres hostil

7

Cuando conoces a alguien no haces ni el mínimo intento para caerle bien a esa persona o parecer simpático frente a lo que habla o trata de comunicar. Eres por demás cortante y muestras muy poco interés.


5. Tu cuerpo de delata

6
last.daze

Tus posturas y formas de comportarte frente a otros pueden limitar tu capacidad de conocer y hacer amigos. Suéltate un poco para dejar que la gente se sienta cómoda frente a ti.


6. No eres empático

5
last.daze

Cuando conoces a alguien, lo primero que haces es tratarlo con poca empatía. Te demuestras reacio a que te conozcan y menos a conocer. Sueles juzgar con facilidad a los demás.

Puede interesarte