Podrías empezar a creer que era pura envidia 😈.

Casi con certeza puedo decirte que alguna vez (o más de una) tontamente te preocupaste por el «qué dirán», «qué van a decir o pensar de mi» por no tener pareja en la boda de tu prima hermana menor, en la fiesta de Año Nuevo o en la cena de graduación de tu mejor amigo.

Y es muy tonto porque no hay por qué preocuparse por eso.

De hecho, disfrutar de la soltería es uno de los mayores placeres que deberías permitirte disfrutar ¡y no sufrir!

1. Le dedicas mayor tiempo al ejercicio

Además de poder organizar mejor tu rutina de ejercicios, sentirás una motivación mayor al querer estar en forma, no sólo por verte mejor sino también por sentirte bien.


2. No tienes que inventar excusas

Tristemente, conozco a algunos chicos y algunas chicas que creen que le deben rendir cuentas a sus parejas. El lado positivo de la soltería es que, bajo ningún caso, tendrás relación con desagradables situaciones como estas.


3. Tu tiempo te pertenece

No es que lo tengas que «entregar» a tu pareja, pero en realidad debes organizarte muy bien para pasar tiempo con tu familia, amigos, a solas y tiempo con él o ella. Cuando no tienes compromisos, todo el tiempo es para quien quieras dedicarlo.


4. Podrás tener las citas que quieras

Por diversión, por curiosidad, por desenfreno… estando en la soltería, hay total libertad para poder salir con distintas personas a la vez sin que lastimes a alguien. No neguemos que igual puede suceder teniendo pareja, pero recuerda siempre considerar a la otra parte de tu corazón. ¡Disfruta sin culpas!


5. Tiempo con los que quieres

Volviendo al punto 3, podrás dedicar el tiempo que te plazca a las personas que desees. Piensa que estando en pareja, tienes que apartar un tiempo en tu agenda para las citas y, si te pierdes, puedes dejar de pasar tiempo con tu familia para estar con tu primor. Es el momento ideal para apretar los lazos otra vez.


6. Tu economía sonreirá

En el siglo XXI las chicas y chicos cooperamos por igual, pero viviendo en la soltería podrás disfrutar de tu sueldo sólo en ti, sin tener que compartirlo. ¿Se te antoja un chocolate o una cerveza? Sí, ¡te alcanza!


7. En pijama y sin peinar todo el fin de semana

Hay excepciones, pero algunas personas prefieren mostrarse siempre estupendas y muy arregladas para su media naranja. Si es tu caso, piensa que estando soltero o soltera, podrás dejar de darte una manita de mano cada vez que se verán. ¡Hola pijama suelta, querida y vieja amiga!

Sí, lo mismo puede suceder estando en pareja, pero ¡basta! Aquí se trata de vivir la soltería 🙌🏻.

Puede interesarte