Por Felipe Hernández
29 marzo, 2016

Nada seguirá tan mal como parece.

La adolescencia es probablemente la época más complicada de la vida, por suerte no es tan larga, aunque mientras la vives pareciera que no tiene fin. Sobre todo porque no tienes una maldita idea de por qué tantas cosas pasan por tu cabeza, ni tampoco de si en algún momento van a calmarse. Y esa es solo una de las muchas cosas que me gustaría decirle a mi yo adolescente: Nunca vas a sentir que las cosas se calman. Aunque sí aprendes a manejarlas de mejor manera, por eso cuando ya tienes un poco más de experiencia, estas son las cosas que te gustaría decirle a tu yo adolescente:

1. Tu cuerpo es genial

No importa lo que creas, ni lo que pienses, ni lo mucho que te puedas convencer de que tienes que cambiar. Tu cuerpo es genial tal como está, a medida que crezcas vas a entenderlo y vas a poder comprender mejor qué cosas son las que realmente importan. Por ahora, solo disfrútalo.


2. Nadie tiene todo bajo control

Jamás vas a sentir que todo lo que estás haciendo está bien y que es exactamente lo que deberías. Siempre que tomes una decisión vas a tener un poco de nervios por no saber si es la adecuada. Y lo más tranquilizante de todo, es que en verdad a todos les pasa, incluso a los adultos.


3. No tienes por qué juntarte con personas que no te gustan

Tu tiempo es demasiado valioso como para perderlo con personas que ni siquiera son buenas personas. Si no aportan a tu futuro, a tu bienestar y a tu felicidad, entonces no les prestes atención, por muy bien que te hagan sentir. Si sabes que hay algo mal, entonces hay algo mal.


4. Tus papás sí saben de lo que hablan

Cuesta admitirlo, cuesta más darte cuenta de que en verdad es así. Porque crees que no te entienden, pero en verdad sí lo hacen, más de lo que crees y a ellos mismos les gustaría reconocer. Escúchalos, no es necesario que hagas todo lo que dicen, pero tenlos en cuenta, porque de verdad solo quieren ayudarte.


5. Nadie espera que seas un adulto

Deja de preocuparte por demostrarle a todos que puedes ser un adulto, todos saben que no lo eres y nadie espera que lo seas. De hecho, solo tú eres quien se está poniendo tanta presión sobre los hombros.


6. La gente siempre va a tener algo que decir

Y no siempre van a ser cosas buenas. Es verdad que tener que vivir con esto no es fácil, pero la verdad acerca de ti solo tú la conoces, por lo que no puedes estar preocupándote de lo que todos dicen acerca de ti. Tarde o temprano, vas a descubrir quién eres y solo las personas que te aman van a ser las que te acompañen en el camino a hacerlo.


7. Puedes hacer lo que quieras si tienes un poco de cuidado

Lo que todos dicen acerca de que el mundo es un lugar donde no puedes divertirte ni pasarlo bien si quieres ser exitoso, es mentira. Puedes hacer prácticamente todo lo que quieras si solo tienes un poco de cuidado, con tu integridad personal, con las personas que te acompañan y con los momentos que eliges para hacerlo. Pero no tengas miedo de experimentar.


8. Nada seguirá tan mal como parece

Puede que no lo parezca, pero son tus emociones las que están tratando de traicionarte y no es la primera vez que intentarán hacerlo. Vas a aprender a manejarlas, vas a entender cómo usarlas para tomar decisiones, pero por ahora no dejes que te nublen la razón. No hay lluvia que dure para siempre, todo lo que te duele ahora, vas a recordarlo como los mejores aprendizajes cuando las heridas cicatricen. En serio que todo va a sanar.

Puede interesarte