Por Isidora Fuenzalida
26 octubre, 2020

Estaba más preocupada por sus nietos que por ella misma. Su familia, compuesta por diez personas, dieron positivo al COVID-19. “La muerte no me importa porque soy muy vieja”, recalcó.

Thein Khin, una mujer de 100 años de la ciudad de Rangún, Birmania, en Asia, tuvo que aislarse sola en su habitación luego de que el coronavirus se propagara dentro de su familia y ella también se contagiara. Todos estaban muy preocupados por ella, ya que es de la tercera edad. Sin embargo, la abuela estaba más angustiada de que sus hijos y nietos se vieran afectados, ya que aseguraba que no le temía a la muerte porque era muy ‘vieja’.

Además, Thein señaló que ella tuvo que vivir situaciones peores durante la década de 1940 a raíz de la Segunda Guerra Mundial. Asegura que fue ‘mucho peor’.

Youtube

“La situación durante la Segunda Guerra Mundial fue mucho peor. Escuché que esta pandemia de virus también es peligrosa en todo el mundo. Pero siento que esta enfermedad no es nada. La muerte no me importa porque soy muy vieja. He escapado de muchas situaciones mortales, peores y peligrosas”.

–señaló Thein a Newzee

Las personas de la tercera edad, especialmente aquellos que tienen 85 años o más, corren un mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Deben tener más cuidado y aislarse frente a la posibilidad de contagiarse con este virus. Son más vulnerables, sus defensas son más débiles y los cuerpos están más cansados.

Reuters

A pesar de que Thein es una centenaria, tiene una actitud positiva frente a la vida. Ella nunca experimentó síntomas severos o ningún síntoma en absoluto cuando su examen dio positivo en la prueba de COVID-19. La anciana fue uno de los tantos pacientes asintomáticos.

“No sentí nada. Estaba comiendo bien, duchándome y caminando normalmente. Si sufriera este virus, estaría acostada y gimiendo en la cama. Pero soy fuerte, caminando por ahí. No sentí nada”.

–enfatizó la abuela en la entrevista–

Youtube

Después de recuperarse de la infección, Win Win Yee, la nieta de Thein Khin, dijo que están agradecidos de que todos en la familia están sanos y a salvo. Ahora están encerrados dentro de su casa para no volver a contagiarse.

La familia cuidó muy bien de la anciana y esperan que su historia inspire a otras familias a cuidar de sus abuelos y protegerlos de esta enfermedad.

Puede interesarte