Por Cristofer García
28 enero, 2022

Según el secretario de la Academia Argentina de Letras, Rafael Oteriño, el lenguaje inclusivo es la “punta de lanza cuyo objetivo de modificar la gramática sino para que tomemos conciencia de los modos solapados de discriminación que existen”.

La intención de hacer de la sociedad un lugar más inclusivo ha generado intensivos debates. Específicamente el tema de comunicarse de forma neutral, para no encasillar a las personas por su aspecto sino dejar que se definan como mejor se sientan, ha dejado sobre la mesa una extensa discusión respecto al uso del llamado lenguaje inclusivo.

Y es que, aquellos que defienden la diversidad, apuestan por el uso de la “e” al final de las palabras para no darle género masculino ni femenino, sino neutral. Del otro lado están quienes creen que se debe hablar tal y como lo indique la Real Academia Española. Pero, a pesar del rechazo que reciba este tipo de lenguaje, cada vez gana más espacio en los hispano hablantes.

Uno

De acuerdo a Guillermo Soto, secretario de la Academia de la Lengua de Chile, y Rafael Oteriño, secretario de la Academia Argentina de Letras, el lenguaje inclusivo es la “punta de lanza” con la que una parte de la sociedad reclama la discriminación que existe dentro del lenguaje, según reseñó la agencia Efe y compartió el medio chileno Cooperativa.

“La gente toma conciencia. La discusión del lenguaje inclusivo es una suerte de punta de lanza que entra en la sociedad no necesariamente con el único objetivo de modificar la gramática sino para que tomemos conciencia de los modos solapados de discriminación que existen”, dijo Oteriño, durante el 70 aniversario de la Asociación de Academias de la Lengua Española, celebrado en Madrid.

Cecilia Profético

“Consiste sobre todo en hacer que discutamos y tengamos conciencia“, agregó y sostuvo que “los cambios vienen de abajo a arriba, de la calle al diccionario es como se solucionará”.

Efe

A pesar de que existan reglas fundamentadas para regir el lenguaje y su uso, finalmente serán los hablantes quienes le den vida a la forma en que se comunican. “(Este lenguaje inclusivo) recuerda con la dificultad que impone al hablar, que muchas veces se discrimina con la lengua”, señaló Soto, quien aclaró que antes de una modificación del lenguaje “tiene que haber es un cambio de su uso generalizado“.

Puede interesarte