Por Constanza Suárez
17 noviembre, 2020

Mikey Chanel tiene 18 años y está feliz esperando a su hijo. “No puedo esperar a ser madre. Mis padres estuvieron ausentes cuando era pequeña, así que quiero ser la madre que mis padres no pudieron ser, realmente quiero estar ahí para mi hijo”, confesó.

Mientras estaba en el útero de su madre, exámenes médicos determinaron que Mikey Chanel nacería como mujer. Sin embargo, cuando nació sorprendió a su familia porque tenía genitales masculinos. 

La familia de Chanel lo crió como un hombre. Sin embargo, Mikey se sentía como una mujer. Sabía que no era igual a sus amigos. 

“A los cinco años jugaba con los bolsos de mi tía y me ponía el lápiz labial de mi mamá. Nunca me sentí como un niño. Yo era bastante afeminado y nunca pasé por una ‘pubertad masculina’.  Solo tengo un poquito de vello facial. Siempre he tenido un cuerpo de forma femenina, con caderas y trasero”, dijo Mikey a Daily Mail.

Instagram Mikey Chanel

“Me acosaron en la escuela, todos me dijeron que era una puta, una transexual, desde tercer grado, incluso antes de que supiera lo que significaba realmente”, agregó. 

La adolescente de Boston, Estados Unidos, se declaró gay a los 13 años y luego surgió la duda de si era transgénero. El año pasado se sometió a distintas pruebas médicas y se enteró de una confusa noticia: tiene órganos reproductivos femeninos.

“Me dijeron que tenía cuello uterino, ovarios, útero y trompas de Falopio y que podía quedar embarazada si quería”, contó Chanel. 

Mikey Chanel

Mikey fue diagnosticado con síndrome del conducto de Müller persistente (PMDS), una condición poco común en la que una persona tiene genitales masculinos externos, pero órganos reproductores femeninos internos. 

Aunque las personas a las que se les diagnostica PMDS generalmente no tienen una abertura vaginal, aún pueden experimentar la menstruación a través de la sangre en la orina o el semen, lo que generalmente ocurre en los casos muy raros en los que la afección no se diagnostica hasta después de la pubertad.

Instagram Mikey Chanel

Los médicos le advirtieron a Mikey que la afección podría generar problemas de salud mucho más graves y potencialmente mortales si no se trata. Después de enterarse de que sus órganos reproductores masculinos eran infértiles, explicó que no podía rechazar la posibilidad de concebir a su propio hijo antes de someterse al procedimiento. Sus ovarios funcionan perfectamente. 

“Estuve en estado de shock durante un par de semanas y luego me di cuenta de que no podría tener un hijo a menos que lo tuviera yo misma, y ​​pronto. Siempre supe que quería ser padre. Solía ​​jugar con muñecos cuando era pequeña y siempre he visto niños en el futuro”, señaló Mikey.

Entonces Mikey se sometió a una serie de procedimientos de fertilidad, incluyendo una inyección directa de esperma de un donante en el óvulo de una mujer para fertilizar el embrión. Actualmente la joven tiene cuatro meses de embarazo.

Instagram Mikey Chanel

“Me dijeron que solo había un 20 por ciento de posibilidades de que funcionara, pero funcionó, y estaba muy sorprendida pero feliz. No puedo esperar a ser madre. Mis padres no estaban mucho cuando yo era un niño, así que quiero ser el padre que mis padres no pudieron ser, realmente quiero estar ahí para mi hijo”, contó Chanel. 

Mikey decidió compartir su historia para crear conciencia sobre el PMDS, destacando que es una condición normal y que a cualquiera le puede pasar. Otro de sus objetivos es derrotar la norma respecto a los roles de género. 

Puede interesarte