Por Luis Lizama
28 mayo, 2020

«Parecía como una medusa», dijo uno de los ambientalistas franceses que buceó por el océano y encontró los desechos médicos usados para combatir el COVID-19.

Es indignante. Estando confinados y con las calles vacías igual sigue llegando basura a nuestros mares. Ya están absolutamente contaminados ¿No era suficiente? Al parecer no. Sin explicación alguna, un grupo ambientalista francés encontró todavía más desecho.

Alarma y preocupación ha generado la aparición de guantes y cubrebocas en el mar Mediterráneo. 62 botellas plásticas (Ya no es novedad), 5 mascarillas quirúrgicas, 4 guantes de látex e incluso un viejo teléfono de cabina, eso y más fue lo que encontraron. Es triste que aún sin estar presentes, sigamos haciendo daño. Al parecer, somos el verdadero virus que afecta a la Tierra. 

Facebook Opération Mer Prope

Una pequeña operación realizada el domingo, en la bahía de Golfe-Juan nos demuestra el profundo daño que hacemos al planeta. Diversos tipos de plásticos y desechos fueron encontrados, flotando en las aguas, entre peces y otros animales.

Según relataron los voluntarios, una mascarilla “parecía como una medusa, al principio no sabíamos exactamente qué era”.

Facebook Opération Mer Prope

«Nos quedamos bastante sorprendidos para mal cuando comenzamos a ver guantes que estaban enterrados en la arena”, dijo Joffrey Peltier, el fundador del grupo a The Associated Press.

Facebook Opération Mer Prope

Las mascarillas estaban con algas, como representando una trágica escena. El coronavirus nos ha afectado bastante, pero por goteo nosotros lo hemos hecho con el planeta. 

Esta operación se llevó a cabo en un lugar cercano al centro turístico de la rivera francesa, de Antibes. La idea es crear consciencia y vaya que lo han hecho.

Facebook Opération Mer Prope

Pero no solo eso encontraron, pues una de sus grabaciones reveló las decenas de colillas de cigarrillos, latas de cerveza y otras cosas, incluso juguetes.

Te dejamos con el lamentable video, donde podrás ver en detalle cada uno de los desechos.

Su advertencia es clara, la contaminación en los océanos podría aumentar por el uso de estos elementos de protección, pues son de plásticos y desechables. 

De la misma forma, también se han reportado quejas del personal que barre las calles de París, por las mascarillas tiradas en plena calle. Reaccionemos, nuestra Tierra lo pide a gritos.

Puede interesarte