Por Natalia Avayu
17 noviembre, 2018

No te avergüences, esta es una de las buenas.

A todo el mundo le gusta viajar, siempre es una buena idea escaparse a otro lugar y desconectarse de la rutina, pero hay a quienes no sólo les gusta, si no que son adictos a esta sensación de libertad y desconexión, no pueden evitarlo, simplemente lo desean constantemente y harían cualquier cosa por viajar lo más posible.

Probablemente si estás leyendo esto, eres o conoces a más de alguno ¿cómo saberlo? Te contamos las 5 señales que delatan a un adicto a los viajes.

1. Siempre tienes monedas de otros países en el monedero

Es como si las coleccionaras, siempre puedes encontrar una entre tus cosas y no es que las olvidaste ahí, te gusta verlas de vez en cuando para recordar el país de donde proviene.


2. Tienes, o haz pensado en tener, un tatuaje relacionado con viajar

Es tan importante para ti que quieres marcarlo en tu cuerpo para siempre. Ya sea el concepto de viajar o algo que te recuerde a un lugar específico que nunca podrías olvidar.


3. Tu bandeja de correo se llena con ofertas de distintas aerolíneas

No son spams, tu mismo te inscribiste para recibirlos, es que no quieres perderte ninguna oportunidad de viajar donde sea.


4. Suelen preguntarte ¿pero tú no trabajas o qué?

Si viajar es tu pasión, ya te han preguntado esto varias veces, pero la verdad, no te afecta en lo absoluto, si que trabajas y ahorras todo para destinarlo a tus próximas aventuras. Hay quienes no lo entienden o simplemente, te envidian más de lo que están dispuestos a admitir.


5. Crees que la vida sin viajar, no es vida

¿Cuál es el significado real de la vida sin aventuras? Tu filosofía es conocer, recorrer y disfrutar lo más que puedas. Tu objetivo principal es sumar más y más destinos a tu bitácora de viajes y tener un sinfín de anécdotas que contar a tus amigos.

Si cumples con por lo menos 4 de estos 5 síntomas, puedes declararte ADICTO, pero no en el mal sentido de la palabra. Dicen que cualquier cosa en exceso es mala, pero la verdad es que viajar mucho nunca podría ser algo negativo.

Puede interesarte