Por Luis Lizama
15 septiembre, 2020

“He perdido a Jo, mi amada esposa y alma gemela. No tengo amigos ni familia con quien hablar. Encuentro el incesante silencio de las 24 horas del día una tortura insoportable. ¿Alguien puede ayudarme?”, escribió Tony en su ventana.

La soledad es uno de los más crueles padecimientos y males de la era moderna. Y si hablamos de los adultos mayores, esa triste realidad empeora todavía más. De hecho, diversas iniciativas han buscado visibilizar este abandono, con esculturas como esta realizada en España, de la que contamos hace algún tiempo.

Tony Williams es un anciano de 75 años que recientemente perdió a su alma gemela, su esposa y amante de toda la vida. Ella murió y él quedó solo. Según dice, no tiene amigos ni familia, nadie con quién platicar. Teme tanto a la soledad, que puso un cartel en su ventana, para buscar amigos y evitar el ensordecedor silencio que lo acosa las 24 horas del día. 

Tony Kershaw

Ha pasado días sin hablar. No es fácil tener la vida resuelta, estar retirado y sin compañía. Nadie con quien charlar al desayuno o compartir recetar para cenar.

Su esposa, llamada Jo, también de 75 años, falleció hace ya algunos meses. Tuvieron una larga y hermosa relación, de la que no resultaron hijos ni familia. Sus parientes más cercanos viven lejos, haciéndole sentir que está “maldito”.

Tony Kershaw

Físico de profesión, tiene muchísimos temas de los que conversar, pero nadie con quien ponerlos en práctica. A veces se sienta por horas al lado del teléfono, esperando que suene para sacar su abandonada voz. 

Pero ya no quiere vivir el tormento de la soledad. Para eso ideó una gran iniciativa, plasmada en un cartel que colgó de su ventana.

“He perdido a Jo, mi amada esposa y alma gemela. No tengo amigos ni familia con quien hablar. Encuentro el incesante silencio de las 24 horas del día una tortura insoportable. ¿Alguien puede ayudarme?”

Dice el cartel que colgó Tony en su ventana.

Tony Kershaw

Pero eso no es todo, porque también puso un par de anuncios en el periódico local, solamente para buscar algunos amigos con quien charlar. De momento no ha tenido éxito, pero su esperanza le dice que es solo cuestión de tiempo. 

Incluso hizo tarjetas de presentación para repartir en el supermercado. Tampoco le respondieron.

“Es mi último recurso. He intentado todo para hacer amigos, pero siento que nadie quiere hablar conmigo. No hay mucha gente que pase por mi casa, pero esperaba que se extendiera por toda la comunidad y alguien pudiera acercarse.

Jo era mi mejor amiga y teníamos una vida maravillosa. Pero ahora estoy solo. Mi maravillosa esposa acaba de morir y no tengo a nadie. Todo lo que quiero es que alguien vea el cartel y me llame por teléfono. Solo quiero una buena conversación para no estar sentado en silencio todo el día.”

Comenta Tony al medio Unilad.

Tony Kershaw

Tony insiste en que esto no se trata de buscar un “paño de lágrimas” sino más bien de un amigo, para charlar sobre cualquier tema. 

Es oriundo de Alton (Inglaterra), donde pasa sus tardes en la soledad, que alguna vez estuvo llena de vida con su esposa. Amantes de la jardinería, de cocinar juntos y amarse con pasión. Ella murió de cáncer de páncreas, tan solo 9 días después de ser diagnosticada. 

La soledad en los ancianos es una triste realidad.

Puede interesarte