Por Pilar Navarro
2 noviembre, 2015

Luché por ella porque ella hubiese hecho lo mismo por mí

Nunca pensé que llegaría el día en el que ella me dejaría de lado. De hecho, nunca pensé que todo sería culpa de un hombre que ni siquiera la trataba como se merecía. Las palabras llegaron a mis oídos pero creo que al principio no las comprendí. Después de varios intentos pude ver lo que quería decirme: que lo estaba escogiendo a él por sobre mí. Creo que ha sido la frase que más me ha dolido, especialmente porque venían de una persona que consideraba mi mejor amiga. Bueno, ex mejor amiga, en ese momento. No sabía qué decirle, ninguna palabra salía de mi boca.

5115
Dasha Levinsson

Las cosas habían comenzado a ponerse peor con el tiempo y ella decía que era mi culpa. La verdad es que sólo había tratado de demostrarle con todo el amor del mundo que la persona que tenía a su lado no la amaba, no la respetaba y no se preocupaba de ella. Era mi mejor amiga, creía que se merecía lo mejor del mundo. Aún lo creo. Continuamente la hacía sentir insignificante y podía notar lo obvio de su cometido: quería separarnos para siempre. No puedo creer que lo haya logrado.

5116
Dasha Levinsson

No importaba lo que le dijese, toda oración que mis labios pronunciaban para ella significaban guerra. No podía entender mis intentos pacíficos de abrirle los ojos. Con cada palabra ella se empecinaba más en su propio deseo de demostrarme que estaba equivocada. A veces me pregunto si de verdad lo creía o si su orgullo le hacía imposible ignorar el deseo de tener la razón. Sé que en el fondo sabía que lo hacía por su propio bien, incluso si nunca dijo nada al respecto.

5114
Dasha Levinsson

La razón por la que escribo esto hoy es porque por doloroso que haya sido perderla, prefiero eso a haberme quedado a su lado llenándola de mentiras. ¿Cómo podría haber aceptado que alguien que decía amarla la tratara de esa forma? Luché con todas mis fuerzas para que eso no ocurriera y al menos me queda esa sensación de paz de que hice lo que creía correcto. La extraño, claro que la extraño. Han pasado los años y sigo pensando en ella. Ya no tenemos contacto, no sé si está con él o no, pero quiero creer que finalmente lo puso en su lugar y terminó la relación.

Intenté ser una buena amiga, intenté hacer lo que ella hubiese hecho por mí. No puedo arrepentirme de eso, incluso si la sigo queriendo con toda mi alma. Incluso si por escoger nuestra amistad tuve que soportar que ella lo escogiese a él por sobre nuestra amistad.

Puede interesarte