Por Diego Cid
29 agosto, 2017

«¡O M G! ¡1, 2, 3, ME MUERO, REVIVO Y ME VUELVO A MORIR!»

Es verdad que las persona suelen tener todo tipo de reacciones cuando están en línea. Quizás es porque a través de una pantalla no podemos ver los gestos que la gente está haciendo para demostrar la emoción que sientes, pero solemos escribir con una exageración tremenda, usando palabras que realmente no van ni al lugar.

Porque cuando decimos «¡O M G! ¡1, 2, 3, ME MUERO, REVIVO Y ME VUELVO A MORIR!» realmente no estamos falleciendo ni apelando a algún truco sacado de la Biblia.

O cuando decimos que «¡NO PUEDO CON ESA TERNURA, SIENTO QUE EXPLOTARÉ!», no explotaremos. Vamos, no somos globos.

Es imposible que la ternura de algo te haga explotar.

Es por eso que el autor Jacob Andrews, que colabora en el sitio College Humor, decidió elaborar un panel -o viñeta- demostrándonos qué tan ridículos sonarían nuestros comentarios si fueran hechos en la vida real, en una situación cotidiana, y no a través de internet.

Puede que lo parezca, pero internet no lo es todo amigos.

Jacob Andrews

¿Qué te parece la forma en que lo retrata? Puede ser bastante precisa, porque no sé si a alguien le gustaría salir con una persona que se muere cada vez que ve a un perrito.

Sí, son realmente tiernos y todos amamos a los cachorritos, pero tranquilos, que quiero seguir viviendo para poder hacerles cariño y no morir al primero que vea.

Puede interesarte