Cuando despertó, no podía despegar los pelos rubios aunque los tirara con toda su fuerza.

Generalmente cuando alguien bebe alcohol de más, piensa que por estar con sus amigos, nada malo le podría suceder. Incluso son capaces de hasta poner las manos al fuego por ellos, creyendo que en todo momento se dedicarán a cuidarlos. Y seguramente este chico pensaba eso mismo… hasta que despertó.

Resulta que un joven sufrió una de las peores bromas de su vida luego de que se quedara dormido tras una noche de fiesta junto a sus amigos.

El chico bebió alcohol en exceso y se quedó dormido en el sillón de la casa de uno de sus mejores amigos, mientras el resto del grupo seguía festejando. Fue allí cuando a uno de los muchachos se les ocurrió jugarle una broma al primer caído de la noche, y rápidamente entusiasmó a los demás.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

De pronto, todos estaban buscando pegamento.

A los amigos no se les ocurrió nada más cruel que pegarle una peluca de pelos rubios a la cabeza calva de su amigo, para luego burlarse de él en cuanto despertara.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Así que, cuidadosamente, pusieron pegamento en la peluca y luego la pusieron sobre la cabeza del dormido, presionándola con fuerza hasta que quedara adherida. Luego, buscaron un par de ollas y las hicieron sonar cerca de su oído para que despertara… y claramente funcionó.

El chico abrió los ojos de un salto y al ver pelos rubios cerca de su cara, comenzó a tocar su cabeza, captando de inmediato que había sido una víctima de sus propios amigos.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

En las imágenes grabadas por uno de los cómplices se puede ver cómo los chicos se ríen a carcajadas de él mientras lucha por quitar la peluca de su cabeza. Afortunadamente, tras varios minutos jalándola, logra quitarla y volver a la normalidad.

De seguro la próxima vez que quiera beber lo hará más moderado:

Puede interesarte