Si te sorprendiste con el vestido negro con azul o blanco con dorado… enloquecerás con este efecto óptico.

¿Recuerdan el vestido que algunos creían negro con azul y otros blanco con dorado? (Pero basta, ¡era blanco con dorado!) Bueno, pues ahora internet enloquece con otro de estas ilusiones ópticas ¡que es mucho mejor! Ahora se trata de: ¿es eso una cartera… o es un perro? ¡Sí! De verdad no estoy bromeando y es posible que ese efecto funcione con dos figuras así de distintas. 

Ah claro, pero hay una condición para que puedas entenderlo: tienes que haber tomado vino primero. 

¡Ah! Ahí tiene más sentido, ¿no? Es que así fue como la descubridora de esta increíble ilusión óptica la dio a conocer… o bueno, su hija, que estaba en un mejor estado.

La historia de estas dos mujeres enloqueció a todos en internet. Hannah Murphy, una comediante y escritora, se encontraba cenando con su familia en Nueva York.

Luego fue al baño, y cuando regresó vio a su madre, Jenny, mirando fijamente y haciéndole caras a… ¡un bolso tirado en el piso!

Trató de explicarle lo extraña que se veía, pero ella estaba convencida de que era un pequeño perro. Comenzó a mirarlo desde lejos, y desde cerca… y lo mismo hizo Hannah… para ver quién tenía la razón. ¡Y claro que era un bolso!

Pero por un momento, con los ojos entrecerrados, Hannah logró ver al pequeño cachorro inventado que veía su madre… y si a ti también te pasó, nunca más dejarás de verlo. 

Te puede interesar