Por Alvaro Valenzuela
28 diciembre, 2015

Los clásicos juegos de Windows no sólo servían para entretener, tenían un fin mucho mayor. En esos años no sabíamos utilizar bien la tecnología.

Si tuviste alguno de los ordenadores de Microsoft que usaban el sistema operativo Windows durante los años 90 recordarás sus divertidos juegos de cartas como el Solitario, Corazones o el siempre difícil Buscaminas. Estos clásicos pasatiempos presentes desde la versión Windows 3.0 de 1990, tenían una misión especial que no sólo era entretener, su idea también era educar a las personas a adquirir habilidades computacionales y hacerles más capaces de usar nuevas características de estas computadoras.

Microsoft Solitaire o Solitario fue el pionero de estos juegos educativos. La gran novedad era la posibilidad de poder jugar un clásico juego de cartas frente al computador sin la necesidad de tener todo el mazo y una mesa. Pero detrás de esas horas de placer y distracción, el usuario no se daba cuenta de que estaba perfeccionando la precisión con que manejaba el mouse o ratón. Este artículo había recién salido al mercado y muchos usuarios de computadoras no estaban acostumbrados a su uso. Ahora parecería algo básico, pero gracias al Solitario muchas personas asimilaron el clásico movimiento de “arrastrar y soltar” que provee el mouse.

Autor desconocido ayúdanos a encontrarlo

Otro software de entretención que estaba presente en los computadoras durante esos años fue el Buscaminas. Este juego fue creado en 1992 para Windows 3.1, y su idea era que las personas despejaran diferentes casillas que componían un campo minado sin detonar ninguna mina explosivas. Aunque la emoción de tener todo ese bloque gris lleno de números y banderillas sin perder era toda una hazaña, la idea detrás de ese juego era que las personas utilizaran de manera fluida el botón derecho e izquierdo del ratón.

El tercer software más famoso fue el Hearts o CorazonesEste se hacía en grupo así que permitía jugar en línea con otras personas a través de la tecnología NetDDE. Otro caso menos conocido fue el del FreeCell, otro juego de cartas que permitía instalar programas de 32 bits en un ordenador de 16 bits. La idea era mostrarle a la gente la capacidad que tenían los PC’s de Microsoft para arrancar estas aplicaciones sin problemas.

Autor desconocido ayúdanos a encontrarlo

Actualmente esto nos parece algo raro pues los aparatos electrónicos están tan masificados e instalados en la sociedad que incluso los niños pequeños saben usarlos y sus dedos fluyen a través de las pantallas sin problemas. Sin embargo a fines de la década del 80 y principios de los 90 no era normal poseer una computadora. Por eso una excelente manera de mejorar interacción entre el humano y la computadora fue por medio del aprendizaje. Y que mejor que aprender jugando.

¿Jugaste con alguno de estos antiguos programas?

Puede interesarte