Por Diego Aspillaga
24 junio, 2020

Esta mujer logró apaciguar los miedos de su hijo después del terremoto 7,5 con una amenaza de una futura paliza si no se calmaba. Poco ortodoxo y un poco rudo, pero muy efectivo.

Madre hay una sola. Sin importar a qué situación nos enfrentemos, nuestras mamás siempre son las primeras voces de razón, calma y cariño en las que podemos confiar. 

Y no importa si estas palabras sean amables o algo rudas, a las madres hay que escucharlas porque ellas qué es mejor para nosotros. 

Pixabay

Así lo comprobó una mamá mexicana que se volvió viral luego de ser captada en video calmando a su pequeño hijo luego del fuerte sismo que se registró esta semana en la Ciudad de México.

La grabación difundida a través de Twitter muestra una calle de la Ciudad de México llena de gente que evacuó los inmuebles en los que se encontraba o que se trasladaba en vehículos detenidos sobre el arroyo vial a causa del fuerte temblor 7,5, reportó SDP Noticias.

Prensa-latina.cu

Como es de esperarse, mientras se observan edificios, autos y árboles remeciéndose por el movimiento telúrico, se escucha a gente intentando calmar a otras aterrorizadas personas que de seguro recordaron los severos daños y muertes que en 2017 causó otro sismo de menor magnitud en la capital del país.

Entre los murmullos se puede escuchar el llanto de un menor de edad a quien -posiblemente- su mamá intenta calmar de una forma directa y efectiva, aunque un poco tosca y dura. 

“Tranquilate… ¿te tranquilizas, o te meto un putazo?» se puede escuchar a la estoica matriarca mientras su pequeño aún tiembla de miedo.

@El_trinqui_

La advertencia parece haber logrado su objetivo, pues la mujer baja el tono de su voz, e intenta sonar menos violenta cuando reitera la amenaza.

“Cálmate, ya se está pasando. Cálmate porque te madreo, ya tranquilo, ya está pasando”, añadió.

El video de esta «verdadera madre mexicana» se volvió viral de inmediato, con miles de personas aplaudiendo la determinación y severidad de la mujer ante la situación y riendo por sus duras palabras de «calma».

Si bien el modo de tranquilizar a su hijo fue poco ortodoxo, éste funcionó a la perfección.

Y es que como buena madre, esta mujer sabía perfectamente que tenía que hacer para ayudar a su hijo a superar su miedo, aún cuando esto significaba infundirle más miedo por una paliza futura por su comportamiento.

Madre hay una sola.

Puede interesarte