Por Luis Lizama
5 octubre, 2020

Lamentablemente no es el único, ya que en los últimos meses se han registrado varios de estos casos. En esta oportunidad ocurrió en Yucatán (México).

Según reportaron a través de redes sociales, puntualmente en Facebook, el anciano fue abandonado y echado a la calle con su silla de ruedas. Tristemente es una escena que se ha repetido en los últimos meses, marcando una tendencia que es imposible de comprender.

En esta oportunidad el anciano fue reportado en Mérida (Yucatán, México), donde fue fotografiado bajo la lluvia en su silla de ruedas, mientras vendía periódicos para sobrevivir. Impotencia e indignación, es lo menos que generan estas imágenes. Una triste realidad.

Facebook Yucatán Viral

Justo en un momento de tormentas, con fuertes lluvias, frío e inundaciones. Con bolsas plásticas y otras protecciones para el agua, el abuelo intentaba cubrir su mercancía. Puntualmente el hecho se dio en la Avenida Universidad Pedagógica, en la ciudad de Mérida (Yucatán).

Y ni siquiera estaba bien arropado, con la protección necesaria, de hecho muy probablemente haya estado mojado y con frío.

Imagen referencial – Pixabay

Las imágenes fueron compartidas con un profundo mensaje.

“Se siente una impotencia en ver cómo hay gente tan inhumana que trate a sus viejitos así, bajo lluvia, sol, tormenta, frío lo llevan ahí sin importarles nada… como puede haber gente sin corazón.

 Si alguien sabe que se puede hacer en estos casos, a donde denunciar o con quien acudir… este señor siempre lo llevan ahí en su silla de ruedas es en la avenida pedagógica, es una pena que nadie haga nada aun viéndolo tan mal…”.

–escribieron en la publicación de Facebook

Imagen referencial – Pixabay

Del anciano poco y nada se sabe, mucho menos de su familia. A pesar de todo, es importante no juzgar y dejarse llevar por la rabia, esa no es la solución.

Otros portales informativos han dicho que el anciano efectivamente vende periódicos por necesidad, desde hace varios años, en el mismo lugar y que no está en estado de abandono. Lo importante no es buscar culpable, sino soluciones. 

Puede interesarte