Por Luis Lizama
14 mayo, 2020

Tu amor por «el trono» crecerá todavía más, pues ahora también te cuidará.

Los inodoros generan todo tipo de reacciones. Para algunas personas representa un «trono», el lugar más placentero de la casa y donde pueden liberarse de todas las ataduras. Para otros es un lugar lleno de gérmenes y cosas por el estilo. Lo cierto es que ahora será mucho más que todo eso.

Un grupo de científicos de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) ha creado una tecnología, diseñada para inodoros, que ahora pasarán a ser «inteligentes». Su gran ventaja será que podrá detectar enfermedades a través de la orina y el excremento. Cuenta con cuatro cámaras y varios sensores que identifican el tracto anal y analiza los desechos.

Nature Biomedical Engineering/Standford University

Según informa La Vanguardia, se trata de una investigación hecha por diversos científicos de esta prestigiosa universidad norteamericana. 

“Cada usuario del inodoro se identifica a través de su huella digital y las características de su anodermo (del latín ‘anus’ y ‘dermis’) y los datos se almacenan y analizan de forma segura”,

Concluye la investigación publicada en la revista Nature Biomedical Engineering .

Imagen referencial – Pixabay

Se trata, en términos más específicos, de un conjunto de hardware y software que rastrean biomarcadores de salud y enfermedades.

Esto permitiría medir constantemente el estado de salud de los usuario, contribuyendo con la ciencia y la medicina.

Nature Biomedical Engineering/Standford University

Es una iniciativa económica y no invasiva, que en lugar de enviar personas a toma de exámenes, ahorra todo ese tiempo con resultados al instante.

Los dispositivos se instalan en un inodoro tradicional, registrando los datos del usuario y quedando listo para su funcionamiento. Sensores de presión y movimiento analizan las muestras y las cámaras de alta velocidad hacen lo propio con la orina y su composición bioquímica básica.

De la misma forma captura formas, coloración y aspecto de las heces.  Toda la información se envía a la nube, disponible para los análisis de expertos.

Nature Biomedical Engineering/Standford University

La eficacia de estas nuevas tecnologías las revelará el tiempo, pues la teoría nos habla de grandes avances, pero en la práctica puede ser diferente.

Tiene un futuro prometedor, probándose en decenas de voluntarios que quedaron felices.

Puede interesarte